Nueva fuente de producción de insulina en diabetes tipo I

Investigadores de la Universidad de Columbia (EE.UU.) han probado con éxito en ratones un novedoso tratamiento con células madre progenitoras del intestino que ayuda a los pacientes con diabetes tipo I a producir insulina, según un estudio publicado en Nature Genetics.

Hasta ahora, los trasplantes de células madre estaban considerados por muchos investigadores como la forma más adecuada para reemplazar las células pancreáticas de estos pacientes por otras que sí permitiesen liberar insulina en la sangre en función de las necesidades del paciente. El problema, según reconocen los expertos, es que aunque dichas células podían desarrollarse en laboratorio a partir de células madre embrionarias, éstas no son adecuadas para un trasplante ya que no liberan la insulina en respuesta a los niveles de glucosa, por lo que podrían causar una hipoglucemia que podría ser mortal.

Células productoras

Sin embargo, en este estudio realizado por los profesores Chutima Talchai y Domenico Accili se ha demostrado que las células progenitoras del intestino tienen la «sorprendente capacidad» de desarrollar células productoras de insulina. Dichas células ya habían demostrado su potencial para producir una amplia variedad de células, incluyendo aquellas que producen la serotonina y otras hormonas secretadas en el tracto gastrointestinal.

En esta ocasión, los autores observaron que cuando se desactiva el gen Foxo1, conocido por desempeñar un papel clave en el destino celular, las células progenitoras también generan las células productoras de insulina. Además, el momento en que se inhibía dicho gen no afectaba al desarrollo de estas células, incluso cuando fue desactivado después de que los ratones llegaran a la edad adulta.

«Nuestros resultados muestran que podría ser posible hacer crecer las células productoras de insulina en el tracto gastrointestinal de los pacientes pediátricos y adultos», admite Accili. «En el páncreas, cuando inhibimos el gen Foxo1, no pasa nada.

Receptores de glucosa

Sin embargo ¿Por qué sucede esto en el intestino?», se han preguntado ambos expertos. Asimismo, los investigadores han comprobado como estas nuevas células intestinales tienen unos sensores receptores de glucosa que les permite liberarla en respuesta de los niveles que hay en sangre. «Todos estos hallazgos nos hacen pensar que persuadir al intestino de un paciente para hacer células productoras de insulina sería mejor manera de tratar la diabetes que las terapias basadas en células madre embrionarias o células iPS», según Accili.

Por ello, añade, la clave para convertir el hallazgo en una terapia viable sería encontrar un fármaco que tenga el mismo efecto sobre las células progenitoras gastrointestinales en estos pacientes como la anulación del gen FoxO1 en ratones.

Fuente: ABC

Una terapia de células madre podría revertir la diabetes

Una terapia de células madre procedentes de sangre de cordón umbilical podría revertir la diabetes tipo 1. Así lo han señalado investigadores de la University of Illinois, en Chicago (Estados Unidos), descrita en la publicación ‘BMC Medicine’.

La diabetes tipo 1 es causada por el ataque del sistema inmune del propio organismo a las células beta del islote pancreático. Su tratamiento requiere una inyección diaria de insulina que regule los niveles de glucosa del paciente en sangre. La nueva terapia “reeduca” las células T de los diabéticos, responsables de este ataque, para restablecer la función pancreática y reducir la necesidad de insulina.

La terapia de Educadora de las Células Madre pasa lentamente linfocitos separados de la sangre del paciente sobre células madre de sangre de cordón inmovilizadas procedentes de donantes sanos. Después de dos o tres horas en el dispositivo, los linfocitos ‘reeducados’ son devueltos al paciente.

Los progresos de los pacientes fueron observados a las 4, 12, 24 y 40 semanas después de administrarse la terapia. El péptido C es un fragmento de proteína fabricada como un subproducto de la insulina fabricada y puede utilizarse para determinar cómo están funcionando las células beta.

Esto continuó mejorando a la semana 24 y se mantuvo hasta el final del estudio, lo que significa que la dosis diaria de insulina requerida para mantener sus niveles de glucosa en sangre pudo reducirse. En consonancia con estos resultados, la hemoglobina glicosilada (HbA1C) indicadora del control de la glucosa a largo plazo también se redujo en las personas que recibieron tratamiento, no en el grupo de control.

Según el investigador de la University of Illinois at Chicago Yong Zhao, que dirigió este estudio multicéntrico, “también observaron un mejor control autoinmune en estos pacientes”. “La terapia educadora de las células madre elevó el porcentaje de linfocitos T reguladores en la sangre de personas en el grupo de tratamiento”.

“Otros marcadores de la función inmune, como el TGF-beta1, también mejoraron. Nuestros resultados sugieren que es esta mejora en el control autoinmune, mediado por los reguladores autoinmunes AIRE en el CBSC, que permite recuperarse a las células beta de la isleta pancreática”, concluye.

Funete: El Economista.es

Células madre, posible solución para diabetes

A un año de distancia, las investigaciones de las células madre dentales para combatir la diabetes han avanzado sustancialmente con miras a curar las enfermedades que, como la diabetes, son incurables.

Por ejemplo, en una de ellas, se ha encontrado que es posible la transformación de células madre en células que producen insulina, con lo que está más cerca la cura de enfermos que padecen diabetes tipo 1.

Las personas que sufren de diabetes tipo 1 tienen páncreas que produce poca o ninguna insulina, lo que significa que no se puede regular los niveles de azúcar en la sangre sin el uso de las inyecciones de insulina.

Los científicos que realizaron este trabajo en el Centro Stempeutics Reaserch Malaysia y la Universidad de Malaya, cuyo trabajo fue publicado en el Diario de Investigación Dental, mostró que las células madre maduras, extraídas de la pulpa de los dientes de niños, podrían ser utilizadas para generar células que producen insulina cuando están expuestos a más glucosa.

En la investigación lograron aislar células madre de los dientes de leche, que fueron cultivados bajo condiciones en las que las células eran capaces de convertirse en células independientes, agregándolas a las del páncreas para sec

Fuente: uno mas uno.

Células madre, una promesa contra la diabetes

Las células madre servirán para tratar la diabetes en “diez o quince años”, según ha asegurado este viernes el director del Departamento de Desarrollo de Células Madre en Miami, Juan Domínguez-Bendala, quien participa en el XXII Congreso Nacional sobre esta enfermedad que se celebra en Málaga; un encuentro al que también asiste el investigador y ex ministro de Sanidad, Bernat Soria.

Domínguez-Bendala ha explicado que “aunque lo que pretendemos es que se expanda rápidamente” el tratamiento con células madre, “nunca podemos dar una fecha exacta hasta que no contemos con la seguridad y la eficacia suficiente”. “El uso de células madre es muy importante debido a que son células inmortales y fácilmente accesibles aunque hay que resaltar que las células que aportan insulina no son tan fáciles de generar como otras”, ha explicado.

El ex ministro se ha referido a los diferentes ensayos clínicos sobre terapia celular que se están realizando en Andalucía, “quien ha sido pionera en este campo”. Por el momento, se ha llevado a cabo un ensayo con células madre del propio paciente para evitar lo que se conoce como pie diabético, que tiene como consecuencia la amputación del mismo. Según Soria, los resultados de esta prueba, realizada a 20 pacientes de Andalucía, han sido positivos y “no sólo han evitado la amputación sino que han mejorado la salud del enfermo”.

Sin embargo, para que este tratamiento sea incorporado como una de las prestaciones que ofrezca el sistema sanitario, Soria ha explicado que “aún hay que hacer el estudio en hospitales de todo el país y hacer un seguimiento que dure de dos a tres años de todos los pacientes para tener todas las garantías de que se ofrecerá un tratamiento eficaz y seguro”.

Por último, ha señalado que actualmente se están realizando, en varios hospitales andaluces, otra serie de ensayos clínicos con varios tipos de células, “cuyos resultados haremos públicos cuando éstos hayan finalizado”.

Según los últimos estudios de la Organización Mundial de Salud (OMS), puede haber más de 220 millones de personas con diabetes en el mundo y dentro de 15 ó 20 años estas cifran podrán superar los quinientos millones de afectados. Además, en España, más del 13,5% de los adultos son diabéticos y otros tantos corren el riesgo de desarrollar esta enfermedad por los altos niveles de glucosa que registran debido al aumento de los hábitos de vida no saludables, según ha comentado este viernes el ex ministro de Sanidad, Bernat Soria.

Estos datos, extraídos del primer estudio estatal sobre esta enfermedad, ponen de maniesto que “la salud pública debe tener en cuenta tanto a la diabetes como a los problemas que ésta conlleva”, ha indicado Soria asegurando que “si queremos aumentar la salud de los españoles tenemos que investigar y estar comprometidos con todos los campos”.

Fuente: El Mundo

La carrera por las patentes obstruye la investigación sobre células madre

La investigación sobre células madre podría hacer realidad las curas para la parálisis, la ceguera o la diabetes, pero la loca carrera por inscribir las patentes de los tratamientos está obstruyendo el progreso científico, según los expertos.

Los científicos están frenéticos inscribiendo patentes legales que les garanticen la exclusiva propiedad intelectual de cada descubrimiento que hacen, en la esperanza de que, algún día, alguno de estos hallazgos conlleve a una cura exitosa que haga sonar las cajas registradoras de sus creadores.

Pero este proceso significa que científicos estadounidenses a menudo se topan con obstáculos en su investigación, porque otras universidades o compañías privadas ya se aseguraron derechos exclusivos vinculados a su trabajo.

Son muchas dificultades, tomando en cuenta que la investigación sobre células madre ya había estado bloqueada durante años por el rechazo del Gobierno estadounidense a financiar estudios que han sido polémicos porque implican la destrucción de embriones humanos.

“Estamos en terreno minado y las primeras víctimas son los pacientes”, dijo Bob Lanza, responsable científico de la firma de biotecnología Advanced Cell Technology (ACT), que actualmente investiga el uso de células madre embrionarias humanas para curar algunas formas de ceguera.

Las células madre embrionarias son las únicas células que tienen la capacidad de multiplicarse de forma ilimitada y de transformarse en cualquier célula del cuerpo, motivo por el que su uso puede abrir el camino para la curación de muchas enfermedades.

Lanza recuerda que chocó contra su principal competidor, Geron Corporation, cuando quiso investigar sobre células madre para buscar una cura a la diabetes, un estudio en el que había trabajado con animales durante años.

“No pude (continuar la investigación) porque Geron tenía en exclusiva los derechos de usar células madre embrionarias para la diabetes”, dijo.

“Ahí estaba yo, un científico que quería curar la diabetes, y no pude usar la experiencia de toda una vida para tratar de desarrollar la tecnología necesaria”, dijo.

El año pasado Geron se convirtió en la primera compañía que comenzó a hacer experimentos con células madre embrionarias en humanos, comenzando con un paciente que tenía heridas en la espina dorsal. ACT continuó con su plan de iniciar ensayos para tratar la degeneración macular, que causa ceguera en ancianos.

Lanza dijo que su compañía ha gastado cerca de 100 millones de dólares en fondos de inversión para esta investigación y que debió jugar el juego de las patentes para poder competir.

“Para poder conseguir dinero tenemos que registrar patentes, a fin de proteger nuestros derechos, porque de lo contrario corremos el riesgo de que se un día se nos prohíba continuar trabajando con nuestra propia tecnología”.

Es inusual que firmas privadas sean líderes en una investigación, como ocurre en este campo, dado que los grandes hallazgos médicos por lo general son financiados por fondos federales entregados a universidades y a empresas privadas por los Institutos Nacionales de Salud (NIH en inglés).

Esto se explica en gran parte por la prohibición, decretada en 2001 por el entonces presidente del país, George W. Bush, de usar fondos federales para investigar células madre embrionarias humanas, por motivos morales y religiosos. El ex mandatario pensaba que destruir un embrión equivalía a destruir un individuo.

Pero su sucesor, Barack Obama, eliminó esta restricción y liberó cientos de millones de dólares para la investigación, pero hasta el momento ningún proyecto financiado por el Gobierno ha llegado a la etapa de las pruebas clínicas.

“Estamos en un punto, en la ciencia de las células madre, en el que es importante que la comunidad reflexione sobre el impacto de los derechos de propiedad intelectual, y en que compartir los datos ayuda a la investigación y a sus aplicaciones en los tratamientos”, señala Debra Mathews, de la Universidad John Hopkins.

En Europa, desde 2008 está prohibido por ley que los investigadores registren patentes sobre células madre embrionarias, para no interferir con los intereses públicos.

Algunos expertos temen que sean países como China los que terminen sacando ventaja de esta carrera por registrar la investigación en células madre en Estados Unidos.

Fuente: Google Noticias

La diabetes infantil podría tener curación en diez años

Los mayores expertos mundiales en diabetes se han reunido en Barcelona para trazar una estrategia investigadora firme para curar a diez años vista la variante tipo I, que aparece en la infancia y adolescencia, a través del uso de células madre, terapia génica, medicina regenerativa e inmunoterapia.

“La investigación científica basada en una sólida evidencia elaborada con animales nos alienta y anima muchísimo en esta meta”, ha señalado el presidente de la Fundación Europea para el Estudio de la Diabetes, Philippe Halban, en un receso de la reunión cerrada que se celebra entre este jueves y viernes en el CosmoCaixa de Barcelona, gracias al impulso de la Bioregió de Catalunya (BioCat) y la Fundación La Caixa.

Halban ha señalado que el objetivo de regenerar el páncreas podría cumplirse en cinco años, por ejemplo, aunque la meta es principalmente pactar la ‘Agenda Barcelona’, una sólida estrategia que implique no sólo a los investigadores sénior actuales, sino también a jóvenes, mediante una nueva visión y cambio de paradigma en el que también están llamados expertos de terapia celular, génica e inmonología.

El presidente de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD), Ulf Smith, ha remarcado que la prioridad inicial es curar la diabetes tipo I, cuyo tratamiento basado en la insulina previene la muerte, pero no los efectos secundarios graves derivados de la enfermedad, como son la insuficiencia renal, ceguera, patologías coronarias, amputaciones, accidentes cerebrovasculares y complicaciones en el embarazo.

La diabetes tipo I es una enfermedad crónica autoinmune en la que el páncreas de una persona deja de producir insulina, que es la hormona que permite al cuerpo obtener energía de la comida, mientras que la tipo II responde a un desorden metabólico en que el cuerpo humano produce insulina pero sin posibilidades de utilizarla de forma eficiente.

“Mientras que los esfuerzos clínicos y de investigación necesitan mejorar las estrategias terapéuticas existentes, hay una necesidad considerable para hallar nuevos tratamientos alternativos para la diabetes”, según los expertos del encuentro.

Smith ha destacado que los esfuerzos investigadores podrían también ayudar a avanzar en tratamientos y curación de la diabetes adulta, pero ésta es “más compleja”, ha insistido la directora del Centro de Biotecnología Animal y Terapia Génica (CBATEG), Fàtima Bosch.

Halban ha resaltado el “éxito de la investigación en diabetes en España y Cataluña”, de la que ha dicho que es “una de las pocas regiones europeas con una verdadera visión de la investigación en diabetes”.

Bosch ha resaltado que en esta estrategia participarán activamente el Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM) y el CBATEG.

Un total de 285 millones de personas de todo el mundo sufren diabetes y se prevé que esta cifra aumentará hasta los 435 millones en 2030. En Cataluña, 410.000 personas padecen la enfermedad.

Fuente: Europa Press

Primer paciente con Células Madre, una esperanza

La empresa norteamericana Geron tuvo un gran incremento en la Bolsa norteamericana debido a la gran expectación e interés que suscitó y sigue suscitando la última acción emprendida por dicha empresa y el hospital privado Shepherd Center de Atlanta (Georgia, USA) donde se realizó la primera prueba con seres humanos de la implantación de células madre. Para realizar dicha prueba tenían que cumplirse ciertos requisitos como que la lesión fuera inferior a 14 días. En el caso del paciente seleccionado su lesión de médula espinal tras un accidente era reciente.

Las fases de la prueba con este humano del que se desconocen todos los datos son varias y diversas donde la primera fase se pretende comprobar la tolerancia a este tipo de tratamientos durante el primer año, pero sin dejar de tener en cuenta la posible regeneración de la médula espinal del paciente seleccionado.

En el caso de este paciente se le han realizado diversas inyecciones de células madre en la zona de la lesión a la espera de que dichas células tomen el protagonismo que ya tomaron en experimentos con animales ubicándose en la zona dañada y regenerando ciertas partes de ella con la expectativa de mejorar sustancialmente el estado del paciente.

Este experimento ha sido posible después de que Obama levantara el veto impuesto anteriormente por el republicano George W. Bush sobre este tipo de experimentos y pruebas con células madre. Ahora las esperanzas de millones de personas con diabetes, parkinson, lesiones medulares, etc. estarán centradas en los avances de este equipo médico norteamericano y el de su paciente tratado con la ilusión de que dichos tratamientos puedan hacerse extensibles con el tiempo a todo el mundo, pero hay que tener en cuenta que esto sólo es el principio de un largo proceso en el que pueden pasar años antes de encontrar una solución viable a este tipo de enfermedades y problemas.

Fuente:  La Diabetes.net