Las personas con diabetes pueden comer de todo si saben cómo, cuánto y en qué momento


Diabetes mellitus es el nombre de un grupo de enfermedades (las tipo 1 y 2 son las más comunes) que se caracterizan por el aumento anormal del nivel de glucosa (azúcar) en la sangre. En todos los casos el azúcar no logra entrar en las células para alimentarlas y queda circulando pegoteada a los glóbulos rojos. Si no se trata, las consecuencias pueden ser graves en lo inmediato o a largo plazo. Sin embargo los problemas se pueden evitar y, si ya existen, es posible frenar su avance. Lo que se debe hacer es cumplir con el tratamiento indicado por el médico, que no consiste sólo en tomar remedios.

Concepto en desuso
Uno de los puntos más difíciles para los diabéticos son las restricciones en las comidas. La buena noticia es que el concepto de “alimentos prohibidos” ya no se aplica a estas patologías.  Aunque parezca increíble, el diabético puede comer de todo si sabe cómo, cuánto y cuándo.
Marcela de la Plaza, médica especialista en nutrición y en diabetes y vicepresidenta de la Federación Argentina de Diabetes (FAD) dice: “lo más importante cuando se tiene diabetes -detalló la experta- es saber qué es lo que nos pasa. Cuando comemos, los valores de glucemia (azúcar en la sangre) se elevan por arriba de lo normal y esto es dañino para nuestra salud. Esto no significa que uno es alérgico al azúcar o que tenemos algún problema digestivo. Por lo tanto, para el diabético no existen alimentos prohibidos, así como no están contraindicados ni condimentos, ni picantes, ni frituras.”
Como es lógico, la alimentación debería ser la recomendada para un individuo sin diabetes que quiera cuidar su salud.
Las dietas bajas en hidratos de carbono no son saludables, ya que necesariamente terminan en un consumo aumentado de carnes y quesos que sobrecarga la función de los riñones.

Controlar las porciones
También hay algo que antes la medicina no tenía muy claro: el consumo de alimentos como arroz, pastas, papa, pan y otros eleva la glucemia igual o más que los que contienen azúcar. La clave es, por lo tanto, controlar el tamaño de la porción.

– ¿Por qué aún hay médicos que indican dietas tan restrictivas?
-Simplemente porque muchos médicos no aprenden nutrición en su formación, ni a acompañar a los pacientes con una enfermedad crónica…. y el que no sabe, prohíbe por miedo a equivocarse.

– En nuestra sociedad las comidas son un punto de encuentro con familia o amigos. ¿Cuál es su mensaje para las personas con diabetes en referencia a la alimentación y al disfrute?
– El mensaje es que debería continuar disfrutando de la comida en el seno familiar, aprendiendo paulatinamente a comer cada vez mejor, incorporando lentamente todos los alimentos necesarios para una nutrición completa y saludable.

– Existen muchos temores y mitos respecto de la diabetes. ¿Qué puede decir desde su experiencia?

– La diabetes es una enfermedad absolutamente controlable. El análisis de hemoglobina glucosilada, que representa un promedio de los valores de glucemia que tuvo la persona los últimos 60 ó 70 días, debe considerarse el “sello de control de calidad” del tratamiento. Si logramos que las personas con diabetes vivan con hemoglobinas glucosiladas menores al 7 por ciento, estaremos evitando el desarrollo de las temidas complicaciones que aparecerán en el largo plazo.
“¡Hoy en día, tener diabetes, si uno aprende a cuidarse, puede transformarse en una buena oportunidad de vivir una vida larga y plena!”, alertó la médica de la Plaza.

No existe nada prohibido

 
Tipos de la dolencia.– Todas las formas de diabetes requieren un ajuste entre medicación, insulina, actividad física y aspectos propios de la salud. Pero en materia de alimentación los pacientes no tienen nada prohibido, excepto estar mal controlados.
No es un trastorno digestivo.- Por lo tanto no es necesario comer todo hervido, ni privarse de salsas, de condimentos o frituras.
Lo que se debe evitar.- De lo único que debe privarse el diabético es del consumo de líquidos con azúcar, ya que son de rápida digestión y por lo tanto produce un rápido ascenso de la glucemia.
Alimentos con azúcar.-
Se pueden ingerir, pero la cantidad dependerá del caso y del momento. Un helado de postre, por ejemplo, llega a un estómago repleto de comida y por esta razón su absorción se retrasa y no produce un pico importante de glucemia pospandrial. 
 La ingesta de fibra.- Verduras, legumbres, frutas y semillas enlentecen la digestión y la absorción del almidón y de los azúcares. Conviene comer variedad de frutas (cítricos, frutillas, sandía, banana, manzana) antes que cocidas. Es preferible comerlas frescas , sin pelar o con su hollejo antes que cocidas.
Baja la glucemia.- El alcohol tiende a disminuir la glucemia y hasta puede producir un bajón brusco (hipoglucemia), que si no es manejado en forma correcta puede tener consecuencias graves en la salud. Entonces, el consumo debe ser moderado. Lo que sí hay que evitar son las bebidas alcohólicas con azúcar, como los licores.

Fuente: La Gaceta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s