Mejora el control de la diabetes tipo 1


Los recientes avances en tratamientos y terapias han permitido que la diabetes tipo 1 sea hoy en día una enfermedad menos difícil de manejar. Así lo atestigua un reciente trabajo cuyas conclusiones muestran que la frecuencia de complicaciones serias es mucho menor que la que se registraba hace décadas.

“Las perspectivas de futuro de estos pacientes son ahora mucho mejores que en el pasado”, comentan los autores de esta investigación, quienes remarcan que los buenos resultados son especialmente palpables entre aquellos enfermos que siguen una terapia intensiva con insulina.

Para llevar a cabo su estudio, estos científicos �dirigidos por David M. Nathan, del Hospital General de Massachussets (EEUU)- analizaron la incidencia de complicaciones a largo plazo en tres grupos de pacientes diabéticos que habían sido diagnosticados unos 30 años antes.

Dos de los grupos habían participado previamente en un trabajo que entre 1983 y 1989 midió si la terapia intensiva (múltiples dosis de insulina diaria o infusión continua a través de una bomba) era más efectiva que el tratamiento convencional (sólo una o dos inyecciones al día) para el control de la enfermedad. Estos pacientes fueron monitorizados en una investigación posterior que pretendía evaluar los efectos a largo plazo de las terapias y que también fue tenida en cuenta por el equipo de Nathan.

El tercer grupo había formado parte también de un análisis específico sobre las complicaciones asociadas a la enfermedad realizado en la Universidad de Pittsburg (EEUU).

Importantes avances

Al cruzar los datos, los investigadores comprobaron que la incidencia de complicaciones era más baja que la registrada años atrás, especialmente entre aquellos que habían seguido una terapia intensiva.

Así, estos últimos presentaban la mitad de problemas de retinopatía que el resto de sus compañeros (21% frente al 50%). Además, los trastornos de riñón también eran significativamente menores (9% frente al 25%); lo que también ocurría con las enfermedades cardiovasculares (9% frente al 14%).

Apenas un 1% de estos pacientes se había quedado ciego, había requerido un trasplante de riñón o había sufrido una amputación relacionada con la enfermedad, complicaciones relativamente comunes, según señalan los investigadores, hasta hace poco tiempo.

“La frecuencia de complicaciones serias en pacientes con diabetes tipo 1, especialmente entre aquellos que se tratan con una terapia intensiva, es mucho menor que la registrada históricamente”, comentan en su trabajo.

Aunque apuntan al control intensivo de los niveles de glucosa como el principal avance de los últimos años para evitar complicaciones, estos autores también señalan la contribución de otras intervenciones, como el mejor control de la hipertensión y el colesterol en estos pacientes.

“Hasta que se desarrollen estrategias de prevención o una cura definitiva, la terapia intensiva debe implantarse de forma universal tan pronto como sea práctico y seguro para asegurar la salud de las personas con diabetes tipo 1”, concluyen.

Fuente: El Mundo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s