Por qué las personas con diabetes necesitan insulina y cómo debe usarla


¿Qué es la insulina?

La insulina es una hormona que controla el nivel de azúcar —también llamada glucosa— en la sangre. Las personas con diabetes pueden no tener suficiente insulina o no ser capaces de usarla correctamente. Por lo tanto, el azúcar se acumula en la sangre y fluye hacia la orina, saliendo del cuerpo sin que se haya usado. De esta manera, usted se ve privado de una importante fuente de energía.

¿Por qué tengo que recibir insulina?

Todas las personas con diabetes tipo 1 y algunas personas con diabetes tipo 2 necesitan recibir insulina para poder controlar su nivel de azúcar en la sangre. En la diabetes tipo 1 su cuerpo no produce nada de insulina. En la diabetes tipo 2 su cuerpo no produce suficiente insulina o no la usa correctamente.

El objetivo de recibir insulina es mantener lo máximo que sea posible un nivel de azúcar en la sangre dentro de los límites normales, de modo tal que usted pueda mantenerse sano. Con el tiempo, los niveles altos de azúcar en sangre pueden provocar problemas de salud graves, como ceguera e insuficiencia renal.

La insulina no puede tomarse por la boca. Esta, por lo general, se administra por medio de inyecciones. También puede administrarse por medio de una bomba. Probablemente va a estar disponible para administrar como aerosol nasal o en otras presentaciones.

¿Con qué frecuencia deberé recibir insulina?

Su médico trabajará con usted para desarrollar el programa más adecuado para su caso. La mayoría de las personas con diabetes que reciben insulina necesitan al menos 2 inyecciones de insulina diarias para lograr un buen control del azúcar en la sangre. Algunas personas necesitan de 3 a 4 inyecciones diarias.

¿Debo hacer un seguimiento de mi nivel de azúcar en la sangre?

Sí. Si usted no está haciendo un seguimiento de su nivel de azúcar en la sangre, deberá aprender a hacerlo. Su médico le enseñará.

¿Cuándo debo recibir insulina?

Su médico analizará con usted cuándo y cómo recibirá la insulina. El tratamiento de cada persona es distinto. Algunas personas que usan insulina regular o insulina de acción prolongada la toman entre 15 y 30 minutos antes de comer. Otras personas, que usan insulina lispro (marca comercial: Humalog), la toman inmediatamente antes de comer.

Tipos de insulina

De acción rápida, tal como la insulina lispro, empieza a actuar muy rápidamente: entre 5 y 15 minutos y su acción dura de 3 a 4 horas.

De acción corta, tal como la insulina regular (R), empieza a actuar dentro de un lapso de 30 minutos y su acción dura entre 5 y 8 horas.

De acción intermedia, como la insulina NPH (N) o Lenta (L), empieza a actuar en un lapso de 1 a 3 horas después de su administración y su acción dura entre 16 y 24 horas.

De acción prolongada, como la insulina Ultralenta (U), no actúa hasta 4 o 6 horas después, pero su acción dura de 24 a 28 horas. Otra insulina de acción prolongada, llamada glargina, empieza a actuar en un lapso de 1 a 2 horas después de su administración y su acción dura 24 horas.

Pre-mezclada, dos tipos de insulina mezclados en un frasco, empieza a actuar en un lapso de 30 minutos y su acción dura de 16 a 24 horas.

Fuente: Medicine for People with Diabetes (Medicina para personas con diabetes). National Diabetes Information Clearinghouse, NIH Publication No. 00-4222, May 2000 (Agencia distribuidora nacional estadounidense de información para la diabetes. Publicación No. 00-4222 de los Institutos Nacionales de la Salud de los EE.UU. Mayo de 2000).

¿Dónde debo inyectarme la insulina?

Las zonas en las que se suele inyectar insulina son la parte superior del brazo, la parte anterior y el costado del muslo, y el abdomen (“la panza”). Pregúntele a su médico qué lugar debe usar. La insulina que se inyecta cerca del estómago actúa más rápido, mientras que la insulina que se inyecta en el muslo actúa más lentamente. La insulina que se inyecta en el brazo actúa a una velocidad media.

¿Cómo me inyecto la insulina?

Generalmente, la insulina se inyecta bajo la piel con una aguja muy pequeña. También se la puede aplicar con un lápiz para inyectar insulina. Su médico le enseñará a inyectarse la insulina. Siga los consejos de su médico. A continuación se ofrecen algunos consejos generales sobre el uso de insulina:
  1. Lávese las manos.
  2. Retire el tapón plástico que cubre el frasco de insulina y limpie la tapa del frasco con un algodón humedecido en alcohol.
  3. Hale hacia afuera el émbolo de la jeringa, para que en ésta se introduzca aire en la misma cantidad que la dosis de insulina — medida en unidades — que debe inyectarse. Inserte la aguja de la jeringa a través de la tapa de plástico del frasco de insulina. Inyecte aire en el frasco, empujando el émbolo de la jeringa hacia dentro. Dé vuelta por completo al frasco.
  4. Asegúrese de que la punta de la aguja esté en la insulina. Hale el émbolo de la jeringa hacia afuera para introducir la dosis correcta de insulina en la jeringa (FIGURA 1).
  5. Asegúrese de que no hay burbujas de aire dentro de la jeringa antes de que usted saque la aguja de la botella con insulina. Si hay burbujas de aire, sostenga la jeringa y el frasco hacia arriba, golpee suavemente la jeringa con el dedo y deje que las burbujas floten hacia la parte superior del frasco. Empuje el émbolo de la jeringa para mover las burbujas hacia el interior del frasco de insulina. Luego, extraiga la dosis correcta de insulina, halando el émbolo hacia afuera.
  6. Limpie su piel con algodón humedecido en alcohol (FIGURA 2, arriba). Agarre un pliegue de piel e inyecte la insulina inclinando la jeringa a un ángulo de 90 grados (FIGURA 2, abajo). (Si usted es delgado, es posible que tenga que pellizcar la piel e inyectar la insulina inclinando la jeringa a un ángulo de 45 grados).

¿Qué sucede si me aplico demasiada insulina?

Si usted se aplica demasiada insulina, su nivel de azúcar en la sangre bajará demasiado y a usted puede darle hipoglicemia, también llamada reacción a la insulina. Si tiene hipoglicemia, puede sentirse fastidiado, más cansado que de costumbre, confundido y débil, y también es posible que sude más. En los casos graves, puede desmayarse o tener una convulsión. Consulte a su médico sobre el tratamiento de la hipoglicemia. Su médico le puede sugerir que siempre lleve consigo un bocadillo, como caramelos, jugo de fruta o refrescos comunes — no dietéticos— para tratar la hipoglicemia.

 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s