Diabetes mellitus y la obesidad


Se ha demostrado que una baja de peso modesta, sostenida en el tiempo, disminuye la resistencia a la insulina, reduce la glicemia y previene el paso de obesidad a la diabetes.

La diabetes mellitus es una enfermedad crónica, en la que el azúcar de los alimentos (glucosa) es mal utilizada, lo que provoca que aumente excesivamente en la sangre por sobre su valor normal de 110 mg/100 ml.

El defecto está en un déficit de insulina, hormona del páncreas que ayuda a la utilización de la glucosa y en una menor sensibilidad a la acción de la insulina en estos pacientes, lo que se conoce como resistencia a la insulina.

El exceso crónico de glucosa obstruye los vasos sanguíneos finos, en órganos como el corazón, riñón, ojo, cerebro y de las extremidades inferiores; lo que conduce entre otras a enfermedades cardíacas (arteroesclerosis coronaria, angina infarto cardíaco), insuficiencia renal, arteroesclerosis cerebral, ceguera, obstrucción de la circulación en las extremidades y alteraciones neurológicas.

Existe una estrecha relación entre obesidad y diabetes.

La obesidad predispone al desarrollo de diabetes y un 80% de los diabéticos son obesos.

La grasa acumulada dentro del abdomen -obesidad tipo manzana-, por su cercanía con el hígado, es utilizada como fuente de energía en vez de la glucosa; ello es causa o agrava la diabetes.

Por lo tanto el tratamiento de la obesidad es un requisito indispensable para el éxito del tratamiento de la diabetes.

Fuente: La Opinión

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s