La dieta mediterránea podría ser la mejor para la diabetes tipo 2


La dieta mediterránea, que hace mucho se conoce como un plan de alimentación saludable, podría ayudar a los pacientes de diabetes tipo 2 a evitar los medicamentos para reducir la glucemia, además de ayudarlos a perder peso y reducir los factores de riesgo cardiovascular.

Esos son los principales hallazgos de investigadores italianos que encontraron que mientras 70 por ciento de las personas que sufrían diabetes tipo 2 y seguían una dieta baja en grasa eventualmente necesitaron medicamentos para la diabetes, apenas el 44 por ciento de los que seguían la dieta mediterránea necesitaron de esos fármacos.

“Comer al estilo mediterráneo previno la terapia contra la hiperglucemia en alrededor de un tercio de los pacientes”, aseguró el autor del estudio, el Dr. Dario Giugliano, profesor de endocrinología y enfermedades metabólicas de la Segunda Universidad de Nápoles, en Italia. Aseguró que la dieta es “una manera segura y sabrosa de retrasar la introducción de terapia farmacológica contra la diabetes en las personas recién diagnosticadas con diabetes tipo 2”.

Más allá de su capacidad para ayudar a controlar la glucemia, “la dieta mediterránea se ha asociado con una variedad de resultados sanos, entre ellos un menor riesgo de enfermedad cardiovascular, cáncer y mortalidad”, añadió Giugliano. “Dado que los pacientes de diabetes tipo 2 tiene el doble de riesgo de muerte frente a la población no diabética, estos beneficios potenciales son interesantes”, señaló.

Los resultados del estudio aparecen en la edición de septiembre de la revista Annals of Internal Medicine.

La diabetes tipo 2 se está rápidamente convirtiendo en una pandemia, y se calcula que habrán hasta 380 millones de casos para 2025, según la información de respaldo del estudio. Sin embargo, los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a prevenir las enfermedades, y tal vez revertir su curso cuando se instigan poco después del diagnóstico. El ejercicio regular y los cambios en la dieta están entre los cambios de estilo de vida más importantes que pueden ayudar a manejar la diabetes tipo 2.

Aunque la modificación dietética se recomienda, pocas investigaciones han comparado las dietas bajas en grasa a las dietas bajas en carbohidratos para el manejo de la diabetes tipo 2, según el estudio.

Para evaluar qué tipo de dieta podía ayudar a los pacientes de diabetes tipo 2 a manejar mejor su afección, Giugliano y sus colegas compararon a 107 personas que seguían una dieta baja en grasa a 108 que consumían una dieta mediterránea.

“La dieta tipo mediterránea es una dieta rica en alimentos vegetales, como frutas, frutos secos, legumbres y cereales, y pescado. Además, el aceite de oliva es la fuente principal de grasa monoinsaturada, hay una ingesta moderada de vino, y poco consumo de carnes rojas y aves”, explicó.

Todos los participantes del estudio acababan de ser diagnosticados con diabetes tipo 2, y permanecieron en el estudio durante cuatro años. El estudio no fue “ciego”, lo que significa que los investigadores que fueron responsables de recetar medicamentos también sabían quién estaba en cada grupo dietético.

Tras cuatro años, 26 por ciento menos personas necesitaron comenzar medicamentos diabéticos en el grupo de dieta mediterránea, frente al grupo de la dieta baja en grasa. Eso implica un 37 por ciento menos riesgo de necesidad de fármacos en el grupo de dieta mediterránea, según el estudio.

Al final del estudio, el peso según se midió mediante el índice de masa corporal (IMC) había bajado 1.2 puntos para los del grupo de dieta mediterránea, frente a 0.9 para el grupo de la dieta baja en grasa, encontró el estudio. Los niveles de colesterol y las lecturas de la presión arterial también habían mejorado más en el grupo de dieta mediterránea frente al de la dieta baja en grasa.

“Todo el mundo busca una solución mágica, pero la única magia para la diabetes es contar carbohidratos”, apuntó la dietista registrada y educadora certificada de diabetes Carolyn Grubb, de la Clínica de Especialidades Scott & White, en Round Rock, Texas. “Hay que encontrar algo con lo que se pueda vivir y cumplir. No hay una solución universal para la diabetes. Para la mayoría de pacientes lo mejor es el menor cambio posible”.

Entonces, si le gustan esos alimentos y piensa que tal vez una dieta mediterránea le funcione, magnífico, señaló. Pero si representaría un cambio inmenso para usted, quizás no funcione tan bien. Grubb recomendó que todas las personas que tienen diabetes trabajen con un dietista para crear un plan alimentario individualizado que tome en cuenta qué le gusta y qué no.

Giugliano dijo que recomendaría la dieta mediterránea a pacientes de diabetes tipo 2 porque además de ser más baja en carbohidratos, también parece tener un efecto sobre la sensibilidad a la insulina más allá de su composición de carbohidratos.

 

Fuente: Info 7

Enlace: Fundación Dieta Mediterránea

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s