¿Sabes qué son las Tiazolidinedionas?


Los medicamentos orales son una opción más para las personas con diabetes tipo 2, productos que pueden crear un buen control de la glucosa en sangre, pero únicamente un médico especialista puede recetar el tratamiento correcto para cada persona, pues no todos los organismos reaccionan de igual manera con un mismo medicamento.
 
Y es que cada una de las diferentes clases de tabletas cuenta con características especiales, según las necesidades del paciente, con lo que en la mayoría de las ocasiones es necesario probar con distintas tabletas, dosis o una combinación de medicamentos, hasta encontrar la opción que estabilice los índices de glucosa.
 
Es necesario que te mantengas informado sobre cómo actúan estas tabletas, las dosis y precauciones que debes tener. A continuación te presentamos la información básica sobre las tabletas llamadas tiazolidinedionas.
 
Tiazolidinedionas
Ayudan a reducir los niveles de azúcar en la sangre, así, los tejidos del organismo reaccionan mejor a la insulina. Otra ventaja es que impiden la sobreproducción de azúcar en el hígado y ayudan a disminuir los triglicéridos.
 
Normalmente pueden ser recetadas como fármaco único o en combinación con la metformina o una sulfonilurea, pero por lo regular esto ocurre cuando el paciente ha probado otra clase de tabletas o combinación de ellas, y se ha visto que no es la más adecuada.
 
Dosis
Generalmente se toma una vez al día, en dosis de una o dos tabletas cada vez, aunque esto debe ser consultado con un médico especialista.
 
Efectos secundarios
Entre los posibles efectos secundarios se encuentran:
 
  • Aumento de peso
  • Retención de fluidos
  • Daño hepático
 
Si has sufrido fallas cardíacas o tienes problemas hepáticos, o bien, si estás embarazada, dando el pecho o estás tomando medicamento para liberar fluidos retenidos, no es conveniente que pruebes las tiazolidinedionas. Es posible que tu médico realice algunas pruebas para valorar el estado de tu hígado, antes de que inicies con un tratamiento de tiazolidinedionas.
 
Por otra parte, una vez iniciado el tratamiento es necesario que el especialista médico realice más pruebas hepáticas cada dos meses en el primer año. Cuando ocurre un daño hepático, es posible que distingas las siguientes señales:
 
  • Náusea y vómito
  • Dolor abdominal
  • Fatiga
  • Falta de apetito
  • Orina oscura
  • Color amarillo de la piel (ictericia)
 
Toma en consideración que…
 
…las tiazolidinedionas tienen un efecto de absorción mucho más efectivo si se ingieren con alimentos. Además, si se toman solas, es posible que no causen hipoglucemia, pero si las mezclas con sulfonilureas o insulina, es casi seguro que sí ocurra. Por último, si te encuentras tomando anticonceptivos, las tiazolidinedionas pueden hacer que éstos sean menos efectivos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s