La vitamina D, imprescindible para evitar las infecciones


El sol, las sardinas, el salmón, la leche, el hígado, los huevos, el aceite de hígado de bacalao… ¿qué tienen en común? Pues que están entre las principales fuentes naturales de vitamina D, fundamental para la absorción del calcio y del fósforo.

Pero esta no es la única bondad conocida de esta vitamina porque un estudio publicado en la revista «Nature Inmunology» asegura que, además, es «absolutamente imprescindible» para activar el sistema inmunitario, pues sin ella las células T -encargadas de erradicar los virus o bacterias- no logran reaccionar ante una infección grave.

El autor del estudio es el profesor de inmunología y microbiología de la Universidad de Copenhague Carsten Geisler, que explica que cuando las células T, un tipo de glóbulos blancos que detectan y matan grupos de bacterias o virus, están expuestas a un patógeno externo, emiten un receptor o antena que busca la vitamina D.

Contra la diabetes y algunos tipos de cáncer

«Si las células T no encuentran suficiente vitamina D en la sangre, ni siquiera empezarán a movilizarse», dijo. Según señala el investigador a Efe, aunque serán necesarios más estudios al respecto, los resultados indican que «un incremento en el consumo de vitamina D reduciría el riesgo de contraer infecciones, enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple o la diabetes, algunos tipos de cáncer y la osteoporosis».

Aunque el 90 por ciento de la vitamina D se produce en la piel mediante la exposición al sol, se puede obtener aumentando el consumo de alimentos como el salmón, las sardinas y los boquerones; atún y bonito, fresco o congelado; quesos grasos, margarina, champiñones, huevos, quesos curados y semicurados o frescos, la leche o el yogur, según informa la Clínica Universidad de Navarra en su web.

«En muchas grandes ciudades en los inicios de la industrialización la contaminación del aire redujo la luz solar y gran parte de la población desarrolló carencias de vitamina D que provocaron raquitismo e infecciones», ha afirmado el autor de la investigación.

Los científicos ya sabían que la vitamina D era importante para luchar contra las infecciones, pero hasta ahora no habían reparado en que las células T ni siquiera se movilizan ante los microorganismos peligrosos si no disponen de una dosis suficiente de vitamina D en la sangre.

Fuente: ABC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s