Harinas enemigas de la diabetes y la obesidad


En plena economía del conocimiento liderada por las TIC’s, las fábricas de harina -de arraigada tradición en Castilla y León- se muestran en el territorio como vestigios del pasado industrial de la Comunidad. Pero el oficio de molinero en la sociedad agrícola suponía, hasta la Revolución Industrial, la punta de lanza de la técnica en la región. En la actualidad, los responsables de la fábrica zamorana de harina Los Pisones son un ejemplo de innovación. Están empeñados en combinar “lo mejor de las más modernas tecnologías» con «el saber hacer tradicional”. Esteban Fernández Vasallo, a la cabeza de la tercera generación del negocio familiar, es consciente de que el último eslabón de la cadena de transformación del cereal en bien consumible debe llevar a cabo su propia revolución.

Conscientes de que hoy en día el consumidor busca productos agradables al paladar que permitan una alimentación saludable y equilibrada, esta firma está inmersa en pleno proceso de investigación y desarrollo de una línea de harinas de legumbres con beneficios ciertos para la salud, como la prevención de la obesidad y de una enfermedad crónica como es la diabetes.

Las harinas de legumbres no son nuevas, de hecho se usan en platos típicos andaluces como las tortillitas de camarones o los rebozados, y tienen una arraigada tradición en países africanos y sudamericanos. Son productos que mejoran el valor nutritivo de los cereales al ser ricos en proteínas, hidratos de carbono, fibras minerales y vitaminas.

Pero estas ventajas tiene su contrapartida: una digestión más lenta y flatulencias. Otra de las grandes diferencias entre la harina de trigo y la de legumbres es su precio, dada la diferencia en el mercado de estas materias primas. Mientras la primera cuesta en torno a 0,25 euros el kilo, la segunda rondan el 1,20.

El intenso proceso de investigación de Los Pisones ha derivado en una línea de harinas que previenen la diabetes y la obesidad. Estas cualidades de las leguminosas destacan frente al consumo de harinas muy refinadas, ya que son absorbidas mucho más rápido y que obligan al páncreas a generar insulina de más. Asimismo, las harinas de garbanzos, lentejas o guisantes no contienen gluten, cualidad que permite que sean consumidas por celíacos.

Fuente: El Mundo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s