Cálculos renales: qué son y cómo afectan a tu ser querido


Los cálculos renales es una de tantas complicaciones que se pueden presentar en el paciente diabético. Estas formaciones se componen de masas sólidas compuestas de pequeños cristales. Pueden ser de diferentes tamaños y encontrarse uno o más cálculos en el mismo riñón o en el uréter.

Es posible que los cálculos se desplacen por los conductos urinarios, los cuales transportan la orina hacia el exterior ocasionando una inflamación, acompañada de un considerable dolor y sangrado. También dependiendo del tamaño de estas formaciones la orina podría tener dificultad para fluir dando pie a infecciones urinarias y a una complicación aún mayor de la diabetes.

¿Piedras dentro de mi cuerpo?

La orina es  portadora de ciertas sustancias entre las que destacan: urea, nitrógeno, cloruros, cetosteroides, fósforo, amonio, creatinina y ácido úrico, las cuales pueden producir pequeños cristales que con el paso del tiempo se convierten en cálculos. Es posible que durante la primera etapa de la formación de estos compuestos no se manifieste ningún tipo de síntoma, hasta que los cálculos empiezan a bajar por el uréter seguido de un gran dolor, el cual inicia en el costado para después bajar hasta la ingle.

¿Cálculos por exceso de calcio?

Este tipo de cálculos suelen presentarse comúnmente, por lo que los médicos en ocasiones hacen una restricción de calcio (si el tratamiento así lo amerita). Sin embargo, también existen otros nutrientes que pueden influir en dichas formaciones como la proteína, el sodio y los oxalatos.

Esta clase de enfermedad habitualmente se presenta más en los hombres de entre 40 y 59 años que en las mujeres, pues se ha atribuido esta complicación a las hormonas masculinas y a los andrógenos que al parecer incrementan  la eliminación de oxalatos en orina y el depósito en riñones de litos de calcio y oxalato.

Oxalatos… ¿y qué es eso?

Se trata de cristales que se encuentran en la orina. Si llegaran a ser grandes pueden formar cálculos renales. La mayoría de este compuesto se expulsa por medio de las heces. Si se desea disminuir la cantidad de estas sustancias a través de la orina lo mejor será reducir la cantidad de oxalatos derivados de la dieta, esencialmente la ingesta de espinacas, nuez, té, chocolate, betabel, fresa y salvado de trigo.

La dieta, la mejor opción para prevenir

Al cuidar lo que comemos recibiremos a cambio una excelente salud y bienestar. Lee los siguientes puntos y tómalos en cuenta para reducir los riesgos de formación de cálculos renales.

  • Calcio: A muchos pacientes con cálculos les restringen el consumo de calcio. Si este es el caso de tu familiar, consulten cuanto antes al médico y al nutriólogo para que les orienten sobre el consumo de este mineral pues podría haber un aumento de oxalatos en la orina.

  • Proteínas: Las proteínas de origen animal en grandes cantidades pueden aumentar el riesgo de formación de cálculos renales a causa de algunos aminoácidos que se hallan dentro de las proteínas como la glicina, mismas que generan un gran número de oxalatos. Para evitar este problema los expertos en la salud sugieren consumir no más de 60 gramos al día de los siguientes alimentos:

Ø      Pollo sin piel como muslo y pechuga

Ø      Pescado: salmón y atún fresco o en agua

Ø      Carne de res: bisteces, lomo y chambarete

  • Sodio: Altas cantidades de sal en la dieta inducen la aparición de los cálculos pues provee la cristalización de oxalato cálcico, así como la aparición de piedras y el aumento de calcio en la orina.

Ø      Tratar de eliminar la mayor cantidad de sal de los alimentos. A cambio, hay que utilizar hierbas de olor como el laurel, cilantro, perejil, hierbabuena, menta, tomillo, ajo, etcétera

  • Líquidos: A mayor consumo de líquidos, mayor volumen urinario, provocando una incidencia menor de aparición de cálculos. Lo más apropiado es entre seis y ocho vasos de agua diarios.

La asistencia médica es fundamental pues de acuerdo con el tipo de cálculo será necesario cierto tipo de medicamentos para eliminarlos y evitar que en un futuro se vuelvan a formar. No menos importante es recordar que la alimentación juega un papel preponderante en la formación de cálculos renales, así que cuida lo que comes y vive plenamente.

Fuente: Todo en Colesterol

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s