Hormona ósea puede controlar la diabetes


Científicos de la Universidad de Columbia en Estados Unidos descubrieron que una hormona que aparece en el proceso de regeneración de los huesos activa el páncreas para controlar los niveles de glucosa en el cuerpo.

De acuerdo con dos estudios, el esqueleto tiene un papel importante que puede ser la causa subyacente de la diabetes.

Ambas investigaciones descubrieron la función de una hormona derivada de los huesos, llamada osteocalcina, y su vínculo con la insulina.

Uno de los estudios, realizado en ratones, encontró que la descomposición de hueso envejecido, que ocurre para permitir el crecimiento de nuevo hueso, también ayuda a mantener un nivel sano de glucosa en la sangre, señalaron científicos del Centro Médico de la Universidad de Columbia, es la osteocalcina.

Los investigadores, que publican el estudio en la revista Cell, creen que el hallazgo puede conducir a mejores tratamientos para controlar la epidemia global de diabetes tipo 2.

Esta hormona puede “encender” la producción de insulina en el páncreas, lo que a su vez mejora la capacidad de otras células de absorber glucosa de la sangre.

El estudio sugiere que en algunos pacientes la diabetes podría ser provocada por cambios en el esqueleto. Y esta información puede conducir al desarrollo de fármacos que estimulen el vínculo entre osteocalcina e insulina.

Los investigadores dijeron que el hallazgo también puede significar que los fármacos que se utilizan para el fortalecimiento óseo en el tratamiento de trastornos como la osteoporosis interferirían de alguna manera con este proceso y causar problemas con el azúcar en la sangre.

“Esta investigación tiene implicaciones importantes tanto para los pacientes con osteoporosis como con diabetes”, dice el doctor Gerard Karsenty.

“Primero, este estudio demuestra que la osteocalcina está involucrada en la aparición de la diabetes. Y segundo, el hueso podría ser un nuevo blanco en el tratamiento de diabetes tipo 2, ya que parece contribuir a la intolerancia de la glucosa”.

“Y finalmente, la osteocalcina podría convertirse en un tratamiento para la diabetes tipo 2”, expresa el científico.

En el segundo estudio, también publicado en Cell, los investigadores del Instituto Médico Johns Hopkins descubrieron que la insulina es necesaria para el desarrollo normal de los huesos y que esta hormona, puede ser el vínculo entre la salud ósea y las enfermedades metabólicas como al diabetes.

En el estudio con ratones, los animales cuyos huesos no pudieron responder a la insulina desarrollaron resistencia a la hormona y altos niveles de azúcar, ambos síntomas de la diabetes.

Los científicos esperan poder confirmar estos resultados en estudios más amplios con seres humanos para ayudar a 285 millones de personas que padecen la enfermedad, de los cuales, 10 millones son mexicanos, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

Fuente: Milenio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s