Siete cosas que tu familiar debe saber antes de comer


Generalmente una persona recién diagnosticada con diabetes se desanima al saber que dejará de comer todas aquellas cosas que le gustan y casi siempre sobreviene una etapa de negación que hace que continúe comiendo como antes lo hacía sin restricciones, a pesar de los consejos del médico, del nutriólogo o educador de la diabetes y hasta de la misma familia.
A veces esto se realiza sin tener mucha consciencia de las consecuencias de los actos (o peor todavía, se puede tener total consciencia y hacerlo de todas maneras) negándose así la oportunidad de adoptar un nuevo estilo de vida en el cual se aprenda a vivir con la enfermedad.
Lo anterior ocurre por una desinformación acerca de los cuidados de la alimentación y los mitos generados alrededor de los pacientes con diabetes. Lo que casi nadie sabe, es que se tenga la enfermedad o no, existen reglas que rigen la alimentación de todas las personas. Si estas reglas se llevan a cabo, la suma de todas ellas dará como resultado la dieta correcta o recomendable.
¿Qué es una dieta correcta?
Las Ciencias de la Nutrición ofrecen una serie de claves que hacen posible una dieta correcta o recomendable. De acuerdo con estas leyes, una dieta debe ser:
  • Completa. Debe contener los principales nutrimientos (carbohidratos, proteínas y grasas). Se recomienda incluir en el plato y en cada tiempo de comida a estos tres grupos, por ejemplo: cereales como tortilla o pan integral, ricos en carbohidratos; una porción de carne o pieza de pollo sin piel, ricas en proteína, y alguna fuente de grasa como aceite de oliva o aguacate, acompañado de una buena cantidad de verduras.
  • Suficiente. Una dieta correcta debe cubrir las necesidades de energía que requerimos para permitir un óptimo crecimiento en el caso de niños y púberes, y que en personas adultas permita mantener un peso saludable dentro de límites recomendables.
  • Equilibrada. Los nutrimientos deben guardar las proporciones adecuadas entre sí. Un claro ejemplo es que nuestro plato no contenga puras proteínas en forma de carne, sino complementarlo con cereales como fuentes de carbohidratos o verduras e incluir grasas en poca cantidad, como el aguacate u otras grasas de origen vegetal, como aceite de oliva, cártamo o maíz, almendras, nueces y cacahuates, entre otras.
  • Variada. Los alimentos tienen que ser diversos y al mismo tiempo atractivos. Es importante el consumo de todos los grupos de alimentos para así no caer en la monotonía y el hastío. Una buena idea es variar los colores de frutas y verduras durante el día.
  • Adecuada. Una buena alimentación debe ir de acuerdo con edad, sexo, tamaño corporal, actividad y estado de salud de cada persona. También intervienen otros factores como el estado socioeconómico, cultural, región y época del año. Es decir, no es lo mismo la dieta de un niño a la de un adulto mayor, así como tampoco los platillos que existen en el norte del país o en climas calurosos.
  • Inocua. Algunos alimentos pueden contener microorganismos patógenos, toxinas y contaminantes por lo que hay que tener cuidado con su consumo habitual. El consumo de esta comida debe ser con moderación y la higiene en su preparación es esencial. Este proceso abarca desde el momento mismo que se compra el alimento, hasta el momento que se lleva a la boca.
  • Atractiva. La presentación de la comida también es importante. Ésta debe estar acorde a los gustos y preferencias de las personas. Los alimentos se pueden presentar de manera atractiva a la mesa, con manteles, cubiertos y todo lo necesario para hacer placentera la hora de la comida.
Estas son algunas características de una dieta correcta, así que ahora tu ser querido sabrá lo que es una dieta incorrecta o deficiente, pues bastará con que alguna de ellas no se cumpla de manera habitual. Si termina adaptándose a estas reglas, tu familiar notará que su control de la diabetes será mucho mejor.
Gracias a esto, tu familiar no tendrá que seguir una dieta diferente o especial a la que lleva la familia. Al mismo tiempo habrá la oportunidad de mejorar los hábitos alimenticios de todos los integrantes.
No olviden visitar al médico y/o nutriólogo, pues ellos decidirán si la dieta requiere ajustes y dirán la razón de éstos, que en gran medida dependerán del tiempo de evolución y control que haya tenido de su diabetes. Estos ajustes siempre estarán encaminados a prevenir futuros daños o complicaciones.

 

Anuncios

2 pensamientos en “Siete cosas que tu familiar debe saber antes de comer

  1. ESTE TIPO DE CONSEJOS ES MUY BUENO, PARA QUE LOS FAMILIARES QUE LO RODEAN SEPAN LO QUE DEBEN CONSUMIR LOS DIABETICOS Y TENGAN UNA MEJOR CALIDAD DE VIDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s