Médicos de Alicante logran frenar la diabetes en pacientes obesos


La Unidad de Cirugía Bariátrica del Hospital General de Alicante ha conseguido frenar la diabetes, según los primeros resultados de dos líneas de investigación que lleva a cabo y cuyo objetivo es mejorar la calidad de vida de los pacientes de la provincia que sufren obesidad mórbida.
El proyecto que está centrado en la parte metabólica ha verificado que las intervenciones de cirugía bariátrica logran que la diabetes tipo 2, una enfermedad crónica, desaparezca antes de que el paciente empiece a pasar por la pérdida importante de peso.
Hipertensión, diabetes, colesterol, cánceres e, incluso, importantes limitaciones físicas son sólo algunos de los trastornos asociados a la obesidad. Una enfermedad cuya curva ascendente no se ha frenado. La unidad multidisciplinar del General, que es de ámbito provincia, se puso en marcha en 2007 y ya ha operado a unos 140 enfermos.
Según el doctor Antonio Picó, jefe del servicio de Endocrinología del hospital, se ha comprobado en un centenar de pacientes que este tipo de intervención -nunca exenta de riesgos- está revertiendo la diabetes tipo 2, consiguiendo una mejoría al cien por ciento antes de que los obesos experimenten una disminución significativa de kilos (la operación elimina la mayor parte del estómago y una parte más o menos larga del intestino delgado, que acaba con la sensación de ansiedad). Los resultados son mucho más espectaculares que si se sometieran a una dieta.
Pese a este importante resultado, Picó se muestra prudente, ya que la cirugía -responsable de este avance y que se ha demostrado más efectiva para los trastornos metabólicos – está destinada a unos pacientes muy concretos: aquellos con una obesidad grave, y no puede emplearse como un instrumento general para los diabéticos. De ahí que Picó insiste en que la cirugía bariátrica se aplica siempre para ganar en salud, para que el paciente «no se muera, para que sean independientes, para que puedan atarse los cordones de los zapatos y para que puedan jugar con sus hijos. No para que estén más guapos».
La psicológica es la segunda línea de investigación en la que están centrados en el Hospital de Alicante. Al tratarse de un tratamiento integral, los pacientes aceptados para pasar por el quirófano -tienen que superar unos criterios- están durante tres meses en periodo de seguimiento para que, además de que pierdan algunos kilos, prepararlos para una operación nada sencilla. Lo que se pretende, según el facultativo especialista y psicólogo clínico, el doctor Carlos Javier van-der Hofstadt Roman, es mejorar su calidad de vida bajando los niveles de ansiedad y depresión ya que presentan una mayor psicopatología.
Y es que, tal y como matiza el jefe de Endocrinología, se trata de pacientes que al cabo de un año -cuando ya han perdido entre 60 y 70 kilos- comprueban que «el traje de piel les viene grande».
A través de un programa, que incluye sesiones conjuntas, los obesos reciben información sobre dietas y cuidados psicológicos con técnicas de relajación consiguiendo que recuperen su autonomía. El hecho de que la intervención psicológica sea grupal evita que el paciente se sienta aislado en su problema y se vaya preparando para un cambio tan drástico, -no siempre llegan a reconocer ante el espejo-, además de poner fin a prohibiciones sociales que sufrían por su exceso de peso.

Fuente: La Provincia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s