Cuando los niños con diabetes se enferman


Una gripe o una infección de estómago son enfermedades comunes que pueden afectar la salud de tu hijo pequeño, pero pueden controlarse con los cuidados necesarios sin que existan mayores complicaciones. En cambio, si la diabetes no está bien controlada y los niveles de glucosa de tu hijo son altos a lo largo de un cierto período, existe un riesgo elevado de padecer infecciones, ya que la sangre, rica en glucosa, proporciona un entorno ideal para que los gérmenes se multipliquen.

¿Puede una enfermedad común complicarse por la diabetes?

Si tu hijo tiene diabetes, cualquier enfermedad podría afectar sus niveles de glucosa en sangre. Al contrario que en los adultos, cuyos niveles aumentan durante una enfermedad, los de los niños pueden aumentar o disminuir, por lo que sus dosis de insulina deberán ser aumentadas o reducidas. Existe una regla de oro que es continuar dando la insulina al pequeño cada día y no dejar de hacerlo por ninguna razón, pues así se evitará una cetoacidosis diabética.

Aunque por la enfermedad tu hijo no quiera comer, deberá seguir con su tratamiento de insulina, quizás con dosis bajas, pero siempre bajo supervisión médica.

También es necesario realizar exámenes de niveles de glucosa en sangre cuando tu hijo no se encuentre bien, pues de esta manera se podrá saber cuánta insulina hay que administrar. Un médico y la información necesaria te ayudarán a saber qué tienes que hacer cuando tu hijo se enferme.

¿Cómo afrontar el problema?

Se pueden intentar algunas cosas antes de llevar al niño con el médico para que lo valore. Puedes proporcionarle bebidas sin azúcar para mantenerlo hidratado y analizar sus niveles de glucosa por lo menos cuatro veces al día, como mínimo.

Si tiene temperatura alta, quítale la mayor parte de su ropa y usa un trapo para la cara empapado en agua tibia para refrescar su piel. Quizás tu hijo tenga que disponer de un medicamento para reducir la temperatura, pero siempre recetado por un médico.

Si tu hijo está vomitando y no puede retener en su estómago alimento o bebidas, acudan a emergencias ya que el niño necesitará insulina y fluidos mediante una infusión para evitar complicaciones debido a la cetoacidosis diabética.

Los niños pequeños pueden enfermarse rápidamente, lo que provoca que sus niveles de glucosa sean difíciles de controlar. Si a pesar de los cuidados que tú puedas brindarle no logras estabilizar los niveles de glucosa de tu hijo cuando se encuentra enfermo, no dudes en acudir con tu médico lo más pronto posible para que se ocupe de ello.

Fuente: Todo en Diabetes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s