Constribuye IPN a la prevención del pie diabético mediante promoción de autocuidado


Investigadores de la Escuela Superior de Enfermería y Obstetricia desarrollaron un proyecto para el cuidado y prevención del pie diabético,  una de las complicaciones más frecuentes entre los mexicanos con diabetes mellitus

Investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) realizaron un proyecto orientado a la prevención del pie diabético, una de las complicaciones más frecuentes entre los mexicanos con diabetes mellitus, y que se puede prevenir con el autocuidado de las extremidades.

El Maestro en Ciencias de Enfermería, Andrés Maya Morales, quien es catedrático e investigador de la Escuela Superior de Enfermería y Obstetricia (ESEO), del IPN, explicó que actualmente la diabetes mellitus tipo 2 es la segunda causa de mortalidad en México -el 9 por ciento de la población entre 20 y 69 años padece esta enfermedad-, constituye el primer motivo de asistencia a consulta en las instituciones de salud públicas y privadas, y es la primera causa de muerte en unidades hospitalarias.

Mencionó que esta afección representa un problema serio de salud pública debido a factores genéticos, malos hábitos alimenticios, cambios en el estilo de vida (sedentarismo) y  problemas de sobrepeso y obesidad. “Debido a todos estos factores, actualmente la enfermedad se presenta a temprana edad. Por otro lado,  el sistema de salud es insuficiente para atender la demanda de la población, pues además de hacer falta infraestructura, los tratamientos son costosos y más aun cuando se trata de complicaciones como pie diabético, insuficiencia renal y ceguera adquirida, entre otras”, afirmó.

Por todo ello, el maestro Maya Morales indicó que el objetivo del proyecto es identificar las capacidades de autocuidado de los pacientes y contribuir a evitar la presencia de complicaciones mediante intervenciones educativas.

“Una de las funciones básicas de la Enfermera es el arte de enseñar el autocuidado a la población y, en el caso de la diabetes mellitus tipo 2, hemos orientado nuestros esfuerzos a distintos proyectos, algunos relacionados con al fomento del apoyo familiar, el cuidado y adaptación a la nueva condición de la persona con esta enfermedad, así como el cuidado adecuado de los pies para evitar amputaciones, pues el 80 por ciento están relacionadas con la diabetes”, afirmó.

El investigador politécnico precisó que el proyecto de investigación en torno al pie diabético se realizó con el apoyo del Hospital General de México, en el que participó una población heterogénea (por sus capacidades de autocuidado) que acuden a consulta externa.

“Algunas de las cuestiones que detectamos al realizar el proyecto es que aunque hay pacientes que ponen especial interés y cuidado en su salud, el 40 por ciento de ellos no monitorea sus niveles de glucosa en sangre, el 47 por ciento no consume la dieta establecida para su padecimiento, el 40 por ciento no realiza actividad física, el 47 por ciento no se corta adecuadamente las uñas y el 5.6 por ciento refiere haber observado en los últimos meses lesiones en sus pies como: mayor resequedad, grietas y callos”, explicó.

Durante la exploración física es común observar que las uñas presentan pérdida del brillo y aumento del grosor (hiperqueratosis). Todo lo anterior, son factores de riesgo para desarrollar pie diabético. Maya Morales detalló que por las condiciones propias de la enfermedad, la piel pierde propiedades y se reseca con facilidad, por ello se debe mantener lubricada y humectada constantemente.

“A veces puede parecer muy simple, pero si todos los pacientes mantuvieran sus extremidades limpias, lubricadas y libres de fricción se reduciría significativamente el pie diabético”, acotó.

Además de la lubricación, dijo, es muy importante secarse cuidadosamente los espacios interdigitales para evitar la maceración del tejido, pues debido a que el sistema inmunológico de los pacientes diabéticos está afectado, la piel húmeda favorece las micosis (infecciones oportunistas ocasionadas por hongos).

“Los hongos se alojan en las uñas, espacios interdigitales y planta del pie. Las infecciones de los pies, el retardo en el proceso de cicatrización y los problemas circulatorios, favorecen la afectación de otros tejidos, que al no ser tratados oportunamente pueden ser causa de amputación de la extremidad con todas sus implicaciones físicas, económicas, sociales y psicológicas”, puntualizó el investigador politécnico.

El especialista de la ESEO sostuvo que el pie diabético es resultado de un proceso degenerativo que se agudiza por problemas de circulación, con la pérdida de sensibilidad, motivo por el cual las pequeñas lesiones no causan molestia y se dejan avanzar sin un cuidado específico.
Aunado a lo anterior,  dijo, “las extremidades soportan todo el peso del cuerpo, este esfuerzo de los pies es mayor si tomamos en cuenta que la mayoría de los enfermos tienen problemas de sobrepeso y obesidad”.

Como parte del proyecto, el maestro Maya Morales mencionó algunos de los cuidados que se deben mantener para reducir el riesgo de dicha complicación: secar los pies cuidadosa e interdigitalmente, mantenerlos lubricados, utilizar calcetines de algodón, calzado amplio para evitar la fricción y la formación de callosidades, además de evitar riesgos de lesión y mantenerlos bien ventilados cuando las condiciones lo permitan.

Indicó que los planes de estudio de la Licenciatura en Enfermería, y Licenciatura en Enfermería y Obstetricia de la ESEO, promueven una formación integral. En este sentido, las alumnas (os) aprenden los cuidados del paciente con diabetes mellitus: el tratamiento farmacológico, monitoreo de la glucemia, ejercicio requerido, identificar redes de apoyo, reconocer las necesidades afectivas y la dieta recomendada, que incluye el cálculo de calorías utilizando los distintos grupos de alimentos disponibles.

El investigador del IPN comentó que en el proyecto también colaboraron las maestras en ciencias Josefina Hernández Silva y Silvia María de la Luz Velázquez Hernández, además de contar con la participación de estudiantes miembros del Programa Institucional de Formación de Investigadores (PIFI) de la ESEO
CONTRIBUYE IPN A LA PREVENCIÓN DEL PIE DIABÉTICO MEDIANTE PROMOCIÓN DE AUTOCUIDADO

Investigadores de la Escuela Superior de Enfermería y Obstetricia desarrollaron un proyecto para el cuidado y prevención del pie diabético,  una de las complicaciones más frecuentes entre los mexicanos con diabetes mellitus

Investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) realizaron un proyecto orientado a la prevención del pie diabético, una de las complicaciones más frecuentes entre los mexicanos con diabetes mellitus, y que se puede prevenir con el autocuidado de las extremidades.

El Maestro en Ciencias de Enfermería, Andrés Maya Morales, quien es catedrático e investigador de la Escuela Superior de Enfermería y Obstetricia (ESEO), del IPN, explicó que actualmente la diabetes mellitus tipo 2 es la segunda causa de mortalidad en México -el 9 por ciento de la población entre 20 y 69 años padece esta enfermedad-, constituye el primer motivo de asistencia a consulta en las instituciones de salud públicas y privadas, y es la primera causa de muerte en unidades hospitalarias.

Mencionó que esta afección representa un problema serio de salud pública debido a factores genéticos, malos hábitos alimenticios, cambios en el estilo de vida (sedentarismo) y  problemas de sobrepeso y obesidad. “Debido a todos estos factores, actualmente la enfermedad se presenta a temprana edad. Por otro lado,  el sistema de salud es insuficiente para atender la demanda de la población, pues además de hacer falta infraestructura, los tratamientos son costosos y más aun cuando se trata de complicaciones como pie diabético, insuficiencia renal y ceguera adquirida, entre otras”, afirmó.

Por todo ello, el maestro Maya Morales indicó que el objetivo del proyecto es identificar las capacidades de autocuidado de los pacientes y contribuir a evitar la presencia de complicaciones mediante intervenciones educativas.

“Una de las funciones básicas de la Enfermera es el arte de enseñar el autocuidado a la población y, en el caso de la diabetes mellitus tipo 2, hemos orientado nuestros esfuerzos a distintos proyectos, algunos relacionados con al fomento del apoyo familiar, el cuidado y adaptación a la nueva condición de la persona con esta enfermedad, así como el cuidado adecuado de los pies para evitar amputaciones, pues el 80 por ciento están relacionadas con la diabetes”, afirmó.

El investigador politécnico precisó que el proyecto de investigación en torno al pie diabético se realizó con el apoyo del Hospital General de México, en el que participó una población heterogénea (por sus capacidades de autocuidado) que acuden a consulta externa.

“Algunas de las cuestiones que detectamos al realizar el proyecto es que aunque hay pacientes que ponen especial interés y cuidado en su salud, el 40 por ciento de ellos no monitorea sus niveles de glucosa en sangre, el 47 por ciento no consume la dieta establecida para su padecimiento, el 40 por ciento no realiza actividad física, el 47 por ciento no se corta adecuadamente las uñas y el 5.6 por ciento refiere haber observado en los últimos meses lesiones en sus pies como: mayor resequedad, grietas y callos”, explicó.

Durante la exploración física es común observar que las uñas presentan pérdida del brillo y aumento del grosor (hiperqueratosis). Todo lo anterior, son factores de riesgo para desarrollar pie diabético. Maya Morales detalló que por las condiciones propias de la enfermedad, la piel pierde propiedades y se reseca con facilidad, por ello se debe mantener lubricada y humectada constantemente.

“A veces puede parecer muy simple, pero si todos los pacientes mantuvieran sus extremidades limpias, lubricadas y libres de fricción se reduciría significativamente el pie diabético”, acotó.

Además de la lubricación, dijo, es muy importante secarse cuidadosamente los espacios interdigitales para evitar la maceración del tejido, pues debido a que el sistema inmunológico de los pacientes diabéticos está afectado, la piel húmeda favorece las micosis (infecciones oportunistas ocasionadas por hongos).

“Los hongos se alojan en las uñas, espacios interdigitales y planta del pie. Las infecciones de los pies, el retardo en el proceso de cicatrización y los problemas circulatorios, favorecen la afectación de otros tejidos, que al no ser tratados oportunamente pueden ser causa de amputación de la extremidad con todas sus implicaciones físicas, económicas, sociales y psicológicas”, puntualizó el investigador politécnico.

El especialista de la ESEO sostuvo que el pie diabético es resultado de un proceso degenerativo que se agudiza por problemas de circulación, con la pérdida de sensibilidad, motivo por el cual las pequeñas lesiones no causan molestia y se dejan avanzar sin un cuidado específico.
Aunado a lo anterior,  dijo, “las extremidades soportan todo el peso del cuerpo, este esfuerzo de los pies es mayor si tomamos en cuenta que la mayoría de los enfermos tienen problemas de sobrepeso y obesidad”.

Como parte del proyecto, el maestro Maya Morales mencionó algunos de los cuidados que se deben mantener para reducir el riesgo de dicha complicación: secar los pies cuidadosa e interdigitalmente, mantenerlos lubricados, utilizar calcetines de algodón, calzado amplio para evitar la fricción y la formación de callosidades, además de evitar riesgos de lesión y mantenerlos bien ventilados cuando las condiciones lo permitan.

Indicó que los planes de estudio de la Licenciatura en Enfermería, y Licenciatura en Enfermería y Obstetricia de la ESEO, promueven una formación integral. En este sentido, las alumnas (os) aprenden los cuidados del paciente con diabetes mellitus: el tratamiento farmacológico, monitoreo de la glucemia, ejercicio requerido, identificar redes de apoyo, reconocer las necesidades afectivas y la dieta recomendada, que incluye el cálculo de calorías utilizando los distintos grupos de alimentos disponibles.

El investigador del IPN comentó que en el proyecto también colaboraron las maestras en ciencias Josefina Hernández Silva y Silvia María de la Luz Velázquez Hernández, además de contar con la participación de estudiantes miembros del Programa Institucional de Formación de Investigadores (PIFI) de la ESEO.

Fuente: Punto Crítico

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s