La diabetes amenaza a los menores


En la última década se registra un notorio incremento de diabetes tipo 2 en infantes a partir de los seis años de edad, como consecuencia de malos hábitos alimenticios y sedentarismo en la población infantil; en algunos casos han llegado a sufrir infartos por no tener un control.

Lo anterior cobra especial énfasis si se considera que un niño con diabetes mal controlado y con sobrepeso acorta en 30 años su promedio de vida, el curso degenerativo de la diabetes afecta todos los órganos y sistemas del cuerpo, no sólo deteriora la calidad de vida sino que la acorta.

El endocrinólogo pediatra encargado de la Clínica de Obesidad en el Hospital General Regional (HGR) número 46 del IMSS en el estado, Juan Antonio Escalante Pulido, indicó que el hecho de que los niños de seis años desarrollen diabetes de adulto y síndrome metabólico, habla de que en ese lapso de tiempo su dieta se ha basado en grasas, azúcares y harinas, principalmente.

“Desgraciadamente las malas costumbres alimenticias, el sobrepeso y la obesidad exógena importante están ocasionando que nuestros niños estén desarrollando una diabetes mellitus tipo 2, que era exclusivamente del adulto, pero además se acompaña con síndrome metabólico, dislipidemias, aumento de la presión arterial y enfermedades cardiovasculares”.

Al mes en la clínica se diagnostican dos casos nuevos de diabetes tipo 2 en niños. El hallazgo de la enfermedad se hace en pequeños de seis años en adelante y hasta en el 90% de los casos se presenta el síndrome metabólico, es decir, alteraciones en lípidos que, en conjunto la hiperglicemia, la dislipidemia y la hipertensión arterial, van a desencadenar lo que se llama síndrome metabólico.

Durante 2008 en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se reportaron 596 casos de diabetes en niños de seis a 16 años, mientras que para el 2009 la cifra llegó a 714 registros; para el 2010, se cerró con 652, en tanto que al primer trimestre del presente año, se tienen ya 50 notificaciones de esta afección.

El médico indicó que generalmente las mamás llevan a sus hijos al médico por el oscurecimiento en áreas con pliegues, como el cuello, las axilas y las ingles. Se trata de la acantosis nígrica, que muchas mamás confunden con mugre, pero aunque tallen el collar de mugre no desaparece, y esto hace que busquen al pediatra para que les recomiende algo para mejorar el aspecto de la piel del niño, cuando en realidad esta hiperpigmentación oscura es una señal de cambios metabólicos.

La aparición de este signo a nivel cutáneo es la evidencia de que “el páncreas ya está sufriendo y es lo que llamamos síndrome metabólico, son niños con acantosis nígrica, sobrepeso, aumento de niveles de glucosa y grasa en la sangre”.

El tratamiento para estos niños incluye además de la metformina para controlar los niveles tanto de grasa como de azúcar en sangre, un programa de alimentación muy estricto, acompañado de una rutina de actividad física que es evaluada de manera muy puntual.

Es un proceso difícil sobre todo porque los pequeños gustan de las golosinas y es lo que primeramente se debe eliminar de su dieta, “a un niño quitarle dulces, pan, galletas, tortillas, es terrible”, pero es fundamental para lograr el control de su enfermedad.

Fuente: El Occidental

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s