Insulina precoz alarga vida, dicen expertos


“Cada 30 segundos, en el mundo se amputa un miembro afectado por la diabetes”, manifestó el doctor Juan José Gagliardino, director del Centro de Endocrinología Experimental y Aplicada, y egresado de la Universidad Nacional de La Plata, en Buenos Aires, Argentina.

 

Precisó que uno de los desafíos –y quizás sea el principal– al que los médicos se enfrentan, es la negativa del paciente a ser prescrito con insulina, e indicó que de esta negativa se derivan los principales estragos que una diabetes mal controlada y atendida provoca en un paciente.

 

“Al ser una enfermedad progresiva, si la diabetes no se controla bien desde el principio, se complica y afecta diversos órganos como los ojos, los riñones y las extremidades inferiores; y entonces es que saltan cifras como que cada 30 segundos se amputa un miembro afectado por la diabetes en el mundo, o que una persona muere cada 10 minutos a causa de la diabetes, o que del 5 al 10 por ciento de los presupuestos de salud de un país se gasta en el tratamiento de las consecuencias de una diabetes mal tratada”, argumentó el doctor Gagliardino.

 

Ante esta situación, el especialista manifestó que para bajar el impacto social y económico que tiene la diabetes, es necesario reducir al máximo las complicaciones que se derivan de la enfermedad.

 

“El principal problema es que la diabetes no duele, entonces cuando el paciente llega con su médico ya tiene la enfermedad avanzada. Aproximadamente un médico se tarda en prescribir insulina hasta casi 9 meses, lo mismo que dura un parto. De ahí que la enfermedad se complique”, reveló.

 

La solución para esto, de acuerdo con Gagliardino, es mejorar la calidad de la atención, permitir que el paciente se involucre en la dinámica de tratar su enfermedad.

 

Para el especialista, el proceso educativo global alrededor de la diabetes debe incluir a un equipo de salud, la comunidad en general, el paciente con diabetes, los responsables de las políticas de salud, entidades de financiamiento y la industria farmacéutica para que se trate la situación e manera diferente, global, y se eviten las complicaciones posteriores a causa de una diabetes mal atendida.

 

“La atención al paciente con diabetes debe realizarla un equipo de salud que conste de un médico especialista, una enfermera, un bioquímico y una nutrióloga”, indicó Gagliardino.

 

El miedo a la insulina

 

Para el médico, el término “insulina precoz”, inclusive para pacientes con diabetes tipo 2, significa un buen control; pero el problema es lo que él llama la “insulinoresistencia”.

 

“El doctor no prescribe insulina porque el paciente no quiere recibirla, pero esa sería la mejor manera de tener un buen control de la enfermedad para, precisamente, evitarlas complicaciones del cuerpo que derivan en un impacto social y económico”, finalizó Gagliardino.

 

Fuente: Su Médico

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s