Mexicanos crearán páncreas artificial


Investigadores del Tecnológico de Monterrey, Campus Monterrey, desarrollan una bomba de infusión que suministraría insulina al cuerpo de pacientes con diabetes de manera automática y personalizada.

Rubén Rodrigo, integrante de la cátedra en BioMEMS y alumno de la Maestría en Ciencias con Especialidad en Ingeniería Electrónica desarrolla el prototipo de la bomba.

Se estima que 170 millones de personas en el mundo padecen diabetes, una enfermedad que se origina cuando el páncreas deja de producir insulina y glucagón, dos hormonas que controlan los niveles de glucosa en la sangre.

En un intento por revertir este problema de salud, los investigadores de la Cátedra de Investigación en BioMEMS se han fijado un desafiante reto: crear un páncreas artificial que secrete las mismas hormonas del páncreas natural.

Para desarrollar el primer prototipo, la cátedra ha dividido el trabajo de investigación en partes, con el fin de que cada investigador analice uno de los diferentes componentes que lo integrarán, desde el monitor de glucosa continuo (un dispositivo que mide los niveles de glucosa en la sangre) , hasta el algoritmo de control adaptativo, que detectará el prototipo ideal que necesitará cada paciente según su metabolismo.

Dosificador de insulina

Esta parte es desarrollada por Rubén Rodrigo López, integrante de la cátedra, se encarga de una de las partes más importantes del páncreas artificial que es la bomba de infusión, ya que ésta permitirá administrar la insulina de manera continua, precisa y automática, sin intervención del paciente o de un médico. 

Señaló que la parte física de esta bomba de infusión será posible gracias a la tecnología MEMs (Sistemas Microelectromecánicos) , específicamente los que están hechos a base de plásticos como el Parileno C, que son biocompatibles, es decir, pueden integrarse al cuerpo humano y son químicamente inertes. 

Mencionó que existe un parámetro específico, llamado tasa basal, sobre el cual los dispositivos convencionales suministran los suplementos. Sin embargo, él realiza búsquedas tecnológicas para encontrar los niveles más precisos de insulina que se debe administrar, el cual está alrededor de 0.025 unidades por hora.

“Esto evitará hasta el más mínimo incremento de la tasa basal, ya que las actuales bombas de infusión tienen una tasa basal bastante grande, y un exceso en el suministro de insulina hace que la persona se sienta débil y sufra una ligera hipoglucemia, es decir, niveles bajos de glucosa en la sangre. Por el contrario, si la bomba elige otro valor, lo que va a provocar es una hiperglucemia”, agregó.

El doctor Sergio Camacho, profesor adscrito a la Cátedra de Investigación en BioMEMs, y asesor de Rubén Rodrigo López, afirma que la intención de la cátedra es mejorar la calidad de vida de las personas por medio de la tecnología.

“La tendencia es que el cuerpo humano se autorregule, y cuando detecte alguna falla en esas funciones es cuando los bioMEMs pueden ayudar a restablecerlas, no tan natural como el mismo cuerpo humano, pero tampoco tan externo”, comentó el investigador.

Fuente: El Universal 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s