Niños con diabetes son discriminados


En medio de un partido de tenis Santiago González, de sólo 10 años, comenzó a sentir todos los síntomas comunes de una disminución inesperada de azúcar que, de no atenderse de inmediato, provocan un coma. Sus padres lo trasladaron al baño para darle la atención común que se otorga un niño diabético tipo 1, pero en la desesperación se toparon con la intolerancia del entrenador que decidió ignorar la explicación y la urgencia, y exigió que la familia saliera inmediatamente del estadio.

Ana Terán González, madre de Santiago y vocera de la Fundación en Investigación de Diabetes, explicó que han tratado de sensibilizar a profesores, médicos, niños y público en general, pero aun así sigue prevaleciendo la discriminación e ignorancia hacia la diabetes infantil, conocida como tipo 1.

La vocera, que participó junto con los luchadores Amapola y Shocker en la precampaña de concientización sobre la diabetes infantil, en Paseo de las Palmas, comentó que también durante un viaje en Estados Unidos, dentro de una cafetería, una señora los insultó al ver que le tomaban al niño sangre para medir su glucosa, “me dan asco”, les dijo, por lo que tuvo que intervenir el dueño del lugar y pedir una disculpa.

Falta de apoyo

La ignorancia altera la dinámica cotidiana de una familia con un niño diabético y a esto se suma la falta de apoyo del sector Salud, como en el caso de Axel Julián Quiñones, de cinco años, y su abuela María de Lourdes Romero.

A las tres de la mañana le toman los niveles de glucosa, antes de ir al kínder donde su abuela lo acompaña porque a las nueve, hora del desayuno, tiene que medir de nuevo sus niveles de azúcar porque no se la da una comida especial, y en caso de que lo requiera le aplica una o dos dosis de insulina de acuerdo con los carbohidratos que haya ingerido.

La abuela de 42 años se queda sentada a las afueras del preescolar y más tarde, al medio día, vuelve a ingresar al aula, por tratarse de la hora de la comida, para volver a inyectar a su nieto dos o más dosis.

Esta acción se repite hasta 10 veces al día por temor a que el menor sufra hiperglucemia que acabe con su vida o lo deje discapacitado.

Se trata de una familia con un ingreso mensual de 5 mil pesos y que tiene graves dificultades para pagar los 700 pesos para los reactivos de toma de sangre que duran ocho días; adquirir las insulinas de mil 800 pesos, que usan alrededor de 45 días, y la caja de agujas para diabéticos con 10 piezas, cuyo costo es de 38 pesos (el niño requiere cinco piquetes al día).

Su abuelo Hugo explicó que el IMSS le ha negado afiliar a su propio nieto al seguro social debido a que la madre que se encuentra ausente no dejó un papel de sesión de la tutela.

Y en el Seguro Popular, abundó, “se limitan a verlo pero no los apoyan con el pago de medicinas y reactivos que son costosos, superan un gasto de hasta 3 mil pesos mensuales”.

Blanco del bullying

Los participantes en el encuentro de concientización, que tendrá su evento máximo el próximo 13 de noviembre con una caminata de dos kilómetros en patineta, bicicleta y patines, del Ángel de la Independencia al Palacio de Bellas Artes, también comentaron que muchos padres y compañeros de escuela suelen marginar o discriminar a los infantes con diabetes por temor a que sean testigos de alguna reacción de descontrol, además de que son blanco del bullying.

Ana comentó en entrevista que los compañeros suelen ofrecer a estos niños dulces, productos que saben que pueden hacerles daño, sin medir que eso puede causar la muerte. Además, son víctimas de agresiones como es el clásico aventón o patada, sólo por ser diferentes.

En México los casos de personas con diabetes se han triplicado en los últimos 50 años. Su tratamiento se centra en una estricta vigilancia médica, en la aplicación de insulina, hasta diez veces, una alimentación equilibrada que evite que los menores tengan niveles de glucosa que los pongan en peligro, de 380 a 800, cuando lo normal en una persona es de 70 a 100.

La diabetes tipo 1 suele tener un diagnostico tardío en el país a pesar de que los síntomas son evidentes, como pérdida de peso, sed excesiva, vista borrosa y alteración del carácter.

De hecho los primeros análisis son hasta confundidos con empaches, y el problema es que se detecta en algunos casos tan tarde que puede haber afectado los riñones o provocar la amputación de algún miembro.

– Claves

El padecimiento

• En México hay más de 12 millones de diabéticos en términos generales, y aunque las autoridades no tienen registro de cuántos padecen diabetes infantil, la FIND calcula que son más de 2 millones.

• La diabetes tipo 1 puede ocurrir a cualquier edad pero es diagnosticada desde la infancia y hasta los 30 años

• Cada siete segundos alguien en alguna parte del mundo muere de diabetes, en total la enfermedad provoca 4 millones de decesos anuales.

• A escala mundial, 366 millones de personas desarrollaron la enfermedad en 2011 y 280 millones más están en riesgo de padecerla por sobrepeso u obesidad.

Fuente: Milenio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s