Mapas de conversación, herramienta para la educación en diabetes


Cuando uno piensa en educación sobre diabetes suele imaginarse a un médico frente a un grupo diciéndole, paso por paso, qué debe comer, cómo debe ejercitarse, cómo administrar sus medicamentos y las precauciones a seguir para evitar complicaciones. 
 
Eli Lilly aplica este esquema desde finales de 2008 en sus Mapas de Conversación, un kit de cuatro mapas con dibujos atractivos y tarjetas de dudas y comentarios que se exponen para determinar si cierta información es verdadera o hasta dónde la que se tiene es correcta y adecuada.
 
Alejandra Álvarez, coordinadora de Educación en Diabetes para Eli Lilly en México, explica, en entrevista con Diario de Yucatán durante una presentación en días pasados en el Hotel W de la ciudad de México, cómo esta herramienta permite que los pacientes y participantes en las sesiones se adueñen de la información con soluciones que surgen entre todos, guiados de forma adecuada por el instructor.
 
“Estos paquetes, con un costo de 200 dólares cada uno, son gratuitos (para el público) y para que Eli Lilly otorgue uno se requiere que el médico o la persona interesada dirija un grupo para diabéticos con los cuales pueda aplicarlo de inmediato”, indica.
 
Desde 2008 hasta la fecha Eli Lilly ya entregó en todo el país 600 kits de Mapas de Conversación, en un esfuerzo por educar de forma integral a los pacientes y que éstos no se esperancen en un “medicamento maravilloso”.
 
Punto de partida
 
“México fue la plataforma para que en toda Latinoamérica se aplicara esta nueva forma de educar, que está teniendo mejores resultados en las grandes ciudades, pues son en éstas donde el sistema de salud pública tiene mejores mecanismos para aplicarlo”.
 
La forma en que saben si los mapas están teniendo resultados positivos en los pacientes es el monitoreo: cuando se solicita la reposición de los kits porque ya están desgastados o se ha perdido una tarjeta como resultado del uso constante.
 
“Eli Lilly es pionera en educación para la diabetes y con la inversión en estos kits se aporta un granito de arena a los programas de responsabilidad social”, expresa Alejandra. 
 
Aunque fue creado para grupos de pacientes adultos con diabetes, su dinámica, dibujos coloridos y sencillez en las preguntas de sus tarjetas permite que se use con niños, adolescentes e incluso personas carentes de la vista.
“Lo anterior lo afirmamos porque ya lo hemos aplicado a estas personas y ha sido una experiencia enriquecedora”, concluye.— Renata Marrufo.
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s