Hormona produce insulina 30 veces más rápido; ideal para tratar diabetes tipo 2

En algunos países, la diabetes representa un problema de salud alarmante por encima de otras enfermedades aparentemente más graves.

Sin embargo, tratar la diabetes tipo 2 con una inyección semanal, mensual o incluso anual, podría ser algo posible en un futuro cercano gracias a una hormona llamada betatrofina, de acuerdo con una investigación que apareció publicada en la revista Cell.

La betatrofina hace que las células del páncreas que producen insulina se lo hagan 30 veces más rápido de lo normal. Esta molécula también es la responsable de que las mujeres gestantes puedan hacer frente a la mayor demanda de glucosa durante el embarazo.

A su vez, los investigadores creen que también podría tener un papel importante en el tratamiento de la diabetes de tipo 1 o juvenil.

La investigación que llevó a este descubrimiento por el que ya se han interesado algunos laboratorios, fue desarrollada en el Instituto de Células Madre de la Universidad de Harvard y está financiado con fondos federales estadounidenses.

Fuente: La opinión

Anuncios

Combatirían obesidad y diabetes con bacteria

Por medio del trabajo con una bacteria que se aloja en el intestino delgado es posible combatir la obesidad y la diabetes tipo 2, de acuerdo con un estudio hecho en animales y que fue publicado en la revista especializada Proceedings of the National Academy of Science.

Un compuesto fabricado con esta bacteria, llamado “sopa de bacteria”, tiene la capacidad de modificar la manera como se absorbe la comida, señalaron los investigadores.

Aunque hasta el momento se ha trabajado solamente con ratones, los científicos aseguraron que el siguiente paso es probar el compuesto con seres humanos, para comprobar si es posible que las bacterias ayuden a reducir kilogramos.

Según los especialistas, las bacterias superan a las células en un grado de 10 a uno, y refirieron que cada vez se evidencia más que esta colección de bacterias tiene la capacidad de ser benéfica para el organismo.

La sopa de bacteria se les proporcionó a ratones con una dieta rica en grasas, los cuales perdieron cerca de la mitad del peso extra que tenían, y también demostraron tener niveles más bajos de resistencia a la insulina, un factor determinante para la diabetes tipo 2.

Patrice Cani, de la Universidad Católica de Lovaina, señaló que si bien “nosotros no eliminamos completamente la obesidad, pero hubo un fuerte descenso en el tejido adiposo. Esta es la primera demostración de que hay una relación directa entre una especie específica (de bacteria) y la mejora del metabolismo”.

Los científicos también señalaron sentirse sorprendidos de que entre los miles de tipos de bacterias que existen en el organismo solamente con la Akkermansia muciniphila pudiera contemplarse dicho efecto.

Inclusive señalaron que en el futuro sería posible desarrollar una terapia basada en dicha bacteria.

Por su parte, Collin Hill, microbiólogo del University College de Cork, en Irlanda, señaló que “ss muy emocionante. Hemos relacionado a muchas bacterias con el aumento de peso, pero esta es la primera vez que una intervención parece funcionar”.

Sin embargo, también refirió que tampoco debe ser “factible que puedas comer tortas, papas fritas y salchichas todo el día y luego comer bacteria para revertirlo todo”.

Fuente: Su Médico

¿Cómo se comporta la diabetes en el espacio?

Una cuestión que no tiene respuesta a fecha de hoy. Todavía no se sabe como afectan las condiciones de micro gravedad presentes en el espacio, en una enfermedad como la diabetes. Y esa pregunta es la que se hacen desde hace tiempo en la Universidad Miguel Hernández de Elche, cuyo catedrático de Nutrición, el profesor Enrique Roche lleva varios años dirigiendo el proyecto desde el punto de vista científico.

Un proyecto al que pone rostro desde el año 2009 el astronauta Josu Feijoo. Un aventurero que ha vivido decenas de experiencias extremas como subir las cimas de cada continente o cruzar en trineo el ártico y que de conseguir la financiación necesaria será el primer astronauta con diabetes en visitar el espacio.

Un pionero que lleva varios años preparándose para este reto y que debutó con diabetes tipo 1 a los 24 años. Lejos de amedrentarse por su enfermedad, este vitoriano decidió emprender el camino de la aventura y a buen seguro que se convertirá en el primer hombre en colocar la diabetes en el espacio.

La situación económica actual y el recorte de los programas espaciales de la principal agencia mundial como es la NASA han prorrogado su despegue al espacio. A fecha de hoy tanto Josu como el catedrático Enrique Roche buscan la financiación necesaria para poder conseguir sus objetivos. Viajar al espacio es muy caro. Valga como ejemplo que cada gramo que se quiera poner en órbita tiene un costo de 5000 dólares. Por esos motivos Josu Feijoo trabaja estos meses con la agencia espacial rusa que es quien lo pondrá en órbita de conseguir el dinero que hace falta.

El objetivo científico de poner la diabetes en el espacio

Lo que esperan los investigadores de la Universidad Miguel Hernández de Elche es ver como se comporta la diabetes en estado de nula gravedad o microgravedad, es decir, la diabetes en el espacio. Quieren saber como repercute en el consumo energético de la persona en ese estado y como afecta a su glucemia.

El hecho es que las kilocalorías consumidas por un metabolismo teóricamente son menores en microgravedad, es decir, hay menor gasto energético, con lo que quizás las unidades de insulina deban ser menores. Además los expertos sacarán datos de los marcadores inflamatorios del páncreas de Josu Feijoo para ver como se comportan y contrastar datos que hoy en día se tienen en la gravedad terrestre.

Por su parte, el astronauta Josu Feijoo controlará su glucemia, sus unidades de insulina y anotará en un diario electrónico cómo evoluciona y manifiesta su control de la diabetes. Esos datos luego se contrastarán con los arrojados en la gravedad terrestre.

Las previsiones más optimistas pasan por este verano. Si se consigue la financiación necesaria Josu podría estar en órbita a finales de este año 2013 y las primeras conclusiones sobre la diabetes en el espacio podrían estar al servicio de todos en los primeros meses de 2014.

Fuente: Vive con Diabetes

Las bebidas azucaradas aumentan el riesgo de diabetes tipo 2

Un estudio nuevo suma evidencias de cómo el consumo de sodas (refrescos) y bebidas azucaradas aumenta el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Descubre más detalles sobre estos hallazgos y cómo cuidarte de esta enfermedad.

 

Razones para decirles no a las sodas (a los refrescos) y a las bebidas azucaradas hay muchas. No sólo están vinculadas con la obesidad y pueden dañar tus dientes, sino también con la presión arterial alta, con el aumento en el riesgo de desarrollar osteoporosis (una enfermedad que debilita tus huesos), con enfermedades crónicas de los riñones, con el síndrome metabólico (que incluye la presión arterial alta, los niveles elevados de glucosa o azúcar en la sangre, el exceso de grasa alrededor de la cintura, los triglicéridos altos y el colesterol bueno o HDL bajos en la sangre), y con el hígado graso.

 

Por la alta cantidad de azúcar y de calorías vacías (sin contenido nutricional) que le aportan a tu cuerpo, estas bebidas también promueven el desarrollo de la diabetes tipo 2 (y quienes tienen esta enfermedad deben eliminarlas de su dieta). Ahora, un nuevo estudio desarrollado por unos investigadores del Colegio Imperial de Londres, en Inglaterra, detalla que el consumo diario de apenas una lata de estas bebidas (de 340 mililitros o 12 onzas) aumenta un 22 por ciento el riesgo de desarrollar dicha enfermedad.

 

Para llegar a estos resultados, que fueron publicados en la revista Diabetologia, los investigadores evaluaron los datos recopilados en un estudio paneuropeo sobre el cáncer, que incluyó las respuestas de más de 350 participantes de 8 países diferentes (Alemania, Dinamarca, España, Francia, Gran Bretaña, Holanda, Italia y Suiza), a quienes consultaron – entre otras cuestiones- sobre su dieta y el consumo de bebidas azucaradas, ya sea de manera natural o artificial.

Los resultados obtenidos coinciden con los de investigaciones anteriores que asocian al alto consumo de las bebidas azucaradas con el desarrollo de diabetes de tipo 2, una enfermedad que surge a partir de factores de riesgo como la edad, el perfil genético, la actividad física y la dieta.

Por eso, si bien no puedes cambia ni la edad ni los genes, sí está en tus manos adoptar un estilo de vida saludable, que incluya una alimentación variada acompañada por una rutina de ejercicios. No es tan difícil ni tienes que hacerlo de un día para otro, pero lentamente puedes ir incorporando nuevas prácticas que incluyan:

  • Mantener un peso saludable y, en caso de que sea necesario, controlar tus niveles de glucosa en la sangre y tomar la medicación como te lo indique tu médico.
  • Practicar alguna actividad física regularmente (la recomendación es de al menos media hora por día).
  • Limitar los productos de origen animal y evitar los azúcares refinados (las golosinas y el pan blanco por ejemplo).
  • No abusar de la sal.
  • Elegir alimentos bajos en grasa y altos en fibra (frutas, vegetales, granos integrales).
  • Y por supuesto, cada vez hay más estudios que lo comprueban: evitar las bebidas endulzadas.

Y desde luego, no te olvides de incorporar el agua en tu dieta. Mantenerse bien hidratado es muy importante y el agua es una de las mejores formas de hacerlo. Y si quieres darle un toque de sabor de manera natural (y sin azúcar), puedes agregarle cubitos de fruta fresca (por ejemplo, naranja, uvas o mango) o una frutilla (fresa) congelada, así como ramitas de menta o una rodaja de lima, limón o pepino. ¿Ya lo has probado? Es una excelente alternativa a las bebidas endulzadas y sin el riesgo que estas conllevan.

Fuente: Vida y Salud

La insulina y el cerebro, una relación poco conocida

Ante los problemas relacionados con la insulina, la gente tiende a pensar sólo en la diabetes, pero muchos síndromes metabólicos están asociados con algunos tipos de defectos cognitivos y trastornos de la conducta, como por ejemplo depresión o ciertas demencias. Ahora, una nueva investigación revela cómo la vía de señalización de la insulina y de péptidos similares a la insulina desempeña un papel crítico en la regulación del aprendizaje y la memoria.

Ya se sospechaba que la insulina y péptidos similares a la insulina podían desempeñar un papel importante en el funcionamiento neural, pero ha sido muy difícil establecer con certeza el mecanismo subyacente, debido a que estos péptidos no tienen que operar usando las sinapsis que conectan entre sí a neuronas en el cerebro.

El equipo de la investigadora Yun Zhang, de la Universidad de Harvard, en Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos, ha llegado a la conclusión, entre otras, que varias sustancias similares a la insulina podrían regularse unas a las otras.

Muchos animales, incluyendo a los humanos, tienen varias sustancias similares a la insulina, y parece que estas sustancias pueden actuar como una red. Cada una de ellas puede desempeñar un papel ligeramente distinto en el sistema nervioso, y actúan de forma conjunta para coordinar la señalización asociada al aprendizaje y la memoria. El cerebro puede ajustar con precisión el aprendizaje de varias maneras diferentes, mediante cambios en la forma en que interactúan estas sustancias.

Conocer mejor el funcionamiento de esta red podría en el futuro ayudar al desarrollo de tratamientos para varios trastornos cognitivos, incluyendo ciertas demencias.

“Las vías de señalización de la insulina y de péptidos similares a la insulina están muy conservadas en los mamíferos, incluyendo a los humanos”, argumenta Zhang. “Hay incluso alguna evidencia preliminar de que el tratamiento con insulina, en algunos casos, puede mejorar la función cognitiva. Esa es una razón por la que consideramos que un mejor conocimiento de este mecanismo nos ayudará a entender mejor cómo funcionan las vías de la insulina en el cerebro humano”.

Fuente: NCYT

Estudio mexicano señala relación entre plastificantes y desarrollo de diabetes

Un estudio llevado a cabo entre el Instituto Nacional de Salud Pública y el Cinvestav, entre otras instituciones, señala que la exposición a cierto tipo de componentes químicos, denominados ftalatos, puede desempeñar un papel en la aparición de la diabetes en adultos mayores.

Los ftalatos son componentes químicos plastificantes del PVC que le dan flexibilidad y durabilidad. Pueden ser utilizados en envoltura y conservación de alimentos, en la industrial de la construcción, en dispositivos médicos y farmacéuticos, y en la fabricación de diversos envases. Estos componentes también están presentes en productos de uso cotidiano, como perfumes, lociones, cosméticos, pinturas, lacas y barnices. De las 221 mujeres, a las que se les realizó el estudio, el 17.4 por ciento reportó que padecía diabetes. Según los resultados de laboratorio, las participantes con esta afección tenían concentraciones más altas de metabolitos derivadas de los ftalatos, en comparación con las que no presentaban la afección.

Los investigadores involucrados en el estudio refirieron que buena parte de las mujeres participantes padecía sobrepeso y, aunque aceptaron que este factor provoca mayor riesgo para el desarrollo de la diabetes, señalaron que en la investigación no se encontraron correlaciones significativas entre las concentraciones de ftalato y la obesidad de los participantes. A raíz de la investigación Exposición a los ftalatos asociado con una percepción de la diabetes; en la que también participaron científicos de la Universidad de Puerto Rico, del Centro Nacional para la Salud Ambiental de Atlanta y de la Escuela de Medicina Monte Sinaí de Nueva York, los involucrados creen que la ciencia se encuentra cerca de demostrar la hipótesis de que factores ambientales están involucrados con la aparición del padecimiento. Sin embargo, aún faltan procedimientos que corroboren la sentencia.

No obstante, señalan que se ha ido tejiendo esta aseveración, en buena medida porque está apoyada por diversas investigaciones paralelas elaboradas alrededor del mundo. Para destacar algunas de éstas, los científicos señalan dos estudios previos estadunidenses, que asocian el aumento del índice de masa corporal y la resistencia a la insulina con la presencia de ftalatos en el organismo.

Fuente: Portal

Publican en España el primer caso de mutación de diabetes no descrita a nivel internacional

Facultativos del Hospital Universitario de Guadalajara de las especialidades de Pediatría y Endocrinología, con la colaboración de profesionales del Servicio de Genética de la Universidad de Castilla-La Mancha han diagnosticado una mutación de diabetes monogénica no descrita previamente a nivel mundial en una familia de Guadalajara.

La doctora María Alija, pediatra del centro hospitalario, ha explicado que se da el caso de que el padre y cuatro de sus hijos de doce, trece, dieciocho y veintiún años comparten una nueva mutación de diabetes monogénica (denominada Mody 3). Además, el padre y el hijo de 21 años presentan, al mismo tiempo, una mutación ya descrita previamente de otra diabetes monogénica, (Mody 2).

Es muy raro que se manifiesten los dos tipos de diabetes de forma simultánea. Hasta el momento no existían referencias de esta nueva mutación ni ninguna familia que compartiese las dos mutaciones“, destaca Alija. La diabetes tipo Mody es autosómica dominante, por eso es frecuente encontrar tres generaciones de una misma familia afectadas, y suelen debutar en la segunda década de la vida y generalmente la variante Mody 2 tiene un buen pronóstico, según detalla la pediatra.

Sin embargo, la Mody 3 se comporta como una diabetes tipo 1, precisando a la larga la administración de insulina para su control, y compartiendo con ésta las complicaciones asociadas, generalmente microvasculares.

Al estudiar a todos los miembros de la familia y comprobar los insólitos resultados “constatamos que se trataba de una nueva variante no catalogada a lo que se añadía la presencia, en la misma familia y en un mismo individuo de dos mutaciones para dos tipos distintos de diabetes monogénica, de lo que tampoco existen referencias previas” señala la pediatra.

Ahora los especialistas están expectantes acerca de la evolución que presentará la diabetes en los miembros de esta familia para saber si se parece más a una diabetes Mody 2 o a una Mody 3.

Fuente: Infodiabético