La diabetes es más frecuente en personas con menos recursos

El estudio Diabetes y precariedad, elaborado por la Academia de Medicina francesa, muestra que la enfermedad es más frecuente entre personas con menos recursos (6,9 %) que en el resto (4,4 %).

 

Este tipo de pacientes acumula factores de riesgo como tabaquismo, sedentarismo y mala alimentación: menos verduras, frutas, carne y pescado, y más pastas, bebidas azucaradas y comida rápida… etc.

 

Aunque en España no hay datos comparables, Mercedes Maderuelo, gerente de la Federación Española de Diabéticos, ha explicado al respecto que “existe bastante evidencia sobre la relación entre la capacidad económica y la posibilidad de desarrollar diabetes tipo 2 (la que padece el 90% de los enfermos), directamente relacionada con la alimentación y los hábitos de vida. Los datos que cifran en cinco millones los diabéticos son de 2010 y es muy posible que en estos últimos años haya habido un incremento”.

Fuente: Infodiabético

Anuncios

Cristina Fernández presidenta de Argentina, dice que la diabetes es una enfermedad de ricos

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ha desatado la polémica al vincular la diabetes con la renta de quienes la sufren, a los que ha englobado bajo la etiqueta de personas con “alto poder adquisitivo”.

 

Durante la presentación del plan Argentina Innovadora 2020, celebrada en la Casa Rosada, Fernández de Kirchner pronunció un largo discurso en el que, además de defender las inversiones en investigación, se refirió a la diabetes como una enfermedad de las clases altas: “La diabetes es una enfermedad de gente de alto poder adquisitivo porque son sedentarios y comen mucho”.

 

La polémica frase ha tenido eco especialmente entre los usuarios de las redes sociales, pero también entre el sector médico. Expertos consultados por el diario Clarín calculan en dos millones el número diabéticos diagnosticados en Argentina y advierten de que hay otros dos millones que sufren la enfermedad sin saberlo.

 

Según la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo de 2011, la incidencia de la diabetes está creciendo entre las clases más desfavorecidas. Este estudio oficial advirtió de que “el menor nivel de ingresos se relacionó significativamente con la prevalencia de diabetes o glucemia elevada a nivel nacional”.

Fuente: Infodiabético

Las enfermedades relacionadas con el consumo de refrescos causan más muertes en México que en ninguna otra parte del mundo

En los últimos seis años, en México la diabetes mató a medio millón de personas. Siete veces más que las 70.000 víctimas relacionadas con el crimen organizado. Las enfermedades relacionadas con el consumo de refrescos causan más muertes en México que en ninguna otra parte del mundo, según un estudio realizado por la Universidad de Harvard difundido ayer. Y en el país latinoamericano se bebe más gaseosa que en cualquier otro sitio: 180 litros por persona al año, muy por encima del segundo lugar, Estados Unidos (118 litros). ¿Por qué tanto refresco? La principal respuesta: la falta de acceso al agua potable, según explica Xiuh Tenorio, presidente honorario de la Fundación Mídete. “Las cifras nos demuestran que el sobrepeso y la obesidad afecta principalmente a la población de menores ingresos”, explica.

 

Más de 52 millones de mexicanos (el 46,5% del país) viven en situación de pobreza, según los últimos datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). En México, siete de cada 10 personas y uno de cada tres niños sufren de sobrepeso. La falta de suministro de agua potable, particularmente en los Estados del sureste del país (como Guerrero, Oaxaca y Chiapas), obliga a muchas familias a sobrevivir gracias a la única bebida que infaliblemente está disponible: el refresco. Aun en los lugares más recónditos, es posible hacerse de dos litros de gaseosa y unas bolsas de patatas. “En las zonas rurales, programas como Oportunidades [que da una cantidad periódica de dinero a las familias de más bajos recursos] no garantizan que los padres y los niños comerán mejor. No es fácil hallar frutas y verduras, pero sí los productos de cualquier tiendita de una zona urbana de México”, explica Yuritzin Flores, directora de campañas de Oxfam México. “Es casi parte de la cultura del país. Es muy común entrar al comedor de cualquier casa y encontrar una botella de refresco en el centro de la mesa”. El consumo diario de 355 mililitros de refresco aumenta un 60% las posibilidades de obesidad. Beber un litro al día incrementa el riesgo de padecer diabetes en un 25%.

 

Los malos hábitos alimenticios se han disparado en México en los últimos 30 años, recuerda Tenorio. “Vivimos en un ambiente que propicia y aumenta la obesidad. En muchos casos es imposible saber qué estamos comiendo y las redes de distribución de la industria alimentaria han permitido que la comida de bajo nivel nutritivo y muchas calorías lleguen a la mayor parte del país”, comenta. El índice de mortalidad de diabetes mellitus 2 pasó de ser la novena causa de muerte en 1980 a la segunda en 2010. “Los índices de sobrepeso y obesidad en el país han alcanzado niveles alarmantes que, en el mediano plazo, causarán una emergencia sanitaria a la que el Estado difícilmente podrá responder”, afirma Flores.

 

Una iniciativa de ley presentada en el Senado mexicano el año pasado buscaba gravar con un 20% de impuesto a las bebidas gaseosas -“como se hace con el alcohol y el tabaco”, apostilla Tenorio-, pero las propuestas han topado con pared bajo el argumento de que la tasa impediría a millones de familias con de por sí mínimos ingresos acceder a una de los pocos productos que pueden permitirse. El presidente honorario de la Fundación Mídete responde que las autoridades eluden el problema principal: “El Gobierno debería estar preocupado de que sus ciudadanos cuenten con agua potable antes de que si se pueden comprar un refresco”, zanja. Una familia mexicana en una zona urbana gasta, en promedio, entre mil y 1.200 pesos mexicanos en agua potable (entre 90 y 93 dólares). Más del doble del salario mínimo, cerca de 1.900 pesos mensuales (unos 153 dólares). El impuesto propuesto, de un 20%, garantizaría ingresos al Estado por unos 20 millones de pesos anuales, que en opinión de Tenorio “permitiría sentar el inicio de una red de agua potable que llegue a todo el país”.

Fuente: El País

México encabeza las muertes por consumo de bebidas azucaradas

Un estudio elaborado por la Universidad de Harvard y hecho público esta semana en el Congreso de la Asociación Nacional del Corazón de Estados Unidos concluye que México es el país en el que más personas mueren por consumir bebidas azucaradas. “Al año, de cada millón de personas que fallecen en el país, más de 300 lo hacen por este motivo”, según explican los investigadores en un comunicado.

 

“En México, además, una de cada tres personas padece diabetes y son los menores de 45 años los que tienen más riesgo de morir por esta circunstancia. Exactamente, 24.000 personas fallecieron en 2010 por enfermedades relacionadas con el consumo de estas bebidas en el país”, explica la doctora Gitanjali Singh, coautora del estudio. En contraste, en Japón, que cuenta con uno de los consumos más bajos del mundo, tan solo 10 personas de cada millón murieron por esta causa en el mismo año.

 

Según la investigación, los refrescos con azúcar son los responsables de 184.000 muertes en el mundo. Exactamente, en 2010, 132.000 personas fallecieron de diabetes, 44.000 por algún tipo de enfermedad cardiovascular y unas 6.000 por cánceres relacionados con el aumento de peso. “Los fallecimientos se pueden atribuir al consumo bebidas azucaradas, zumo de frutas y bebidas deportivas”, explica el documento.

 

“El estudio que hemos realizado nos ha mostrado que el consumo de bebidas azucaradas está vinculado con el aumento del índice de masa corporal que a su vez está relacionado con las muertes por diabetes, enfermedades cardíacas y cáncer”, continúa el texto. El 78% de las muertes se produjeron en países con bajos y medios ingresos, continúa el comunicado.

 

“Ha sido un descubrimiento que un número tan grande de muertes se deban al consumo de refrescos con azúcar. Un tercio de estos se produjeron por diabetes, por lo que parar el consumo de estos productos puede ser una gran arma para evitarlos”, ha apuntado la médico a Reuters.

 

Los investigadores obtuvieron los resultados del análisis de estudios del número de fallecimientos y de los hábitos nutricionales de 114 países, “lo que representa el 60% de la población mundial”, ha agregado la doctora. Además, se usaron datos del Estudio Global de Enfermedades de 2010 de la Organización Mundial de la Salud, gracias a los cuales se determinó cual era el índice de masa corporal promedio de tres sectores de población: de 20 a 44 años, de 45 a 64 años, y de más de 65.

 

Según los resultados, el consumo de los participantes varió de un refresco (250 mililitros) por día de una mujer anciana en China a más de cinco en un joven cubano (1,2 litros). Por regiones, los datos muestran que en 2010, 38.000 personas murieron en Latinoamérica y Caribe, 11.000 en Europa y Asia y 25.000 en EE UU.

 

Aunque se trata de un estudio epidemiológico – análisis de enfermedades que afectan transitoriamente a muchas personas en un sitio determinado-, en el que no se demuestra la causa y el efecto, “esta investigación es una asociación biológica plausible y se debe tomar en serio”, según ha comentado la doctora Rachel Johnson, presente en el Congreso, a AP. “Lo fundamental es asesorar a los pacientes para que disminuyan el consumo de estos productos”.

 

Según la Asociación Nacional del Corazón de EE UU, no se debe superar las 450 calorías por semana procedentes de este tipo de productos [Cifras basadas en una dieta diaria de consumo de 2.000 calorías]. Por ejemplo, una lata de Coca Cola de 350 mililitros tiene 137 calorías, por lo que se pueden consumir poco más de tres latas y media por semana.

 

Además, esta organización aseguró recientemente que la mejor manera de mantener un peso óptimo y por consiguiente reducir el riesgo de enfermedades de corazón era limitar “el consumo de azúcar a no más de 100 calorías al día para las mujeres y de 150 para los hombres”.

Fuente: El País

El 80 % de los obesos con diabetes podría prescindir de la insulina tras la cirugía

El 80 % de los obesos con diabetes podría prescindir de la insulina tras la cirugía, tal y como ha asegurado el representante del Comité Organizador por parte de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) del I Congreso Médico-Quirúrgico de la Obesidad, el doctor Miguel Ángel Rubio.

Este experto ha explicado que los datos disponibles apuntan a que intervenciones quirúrgicas empleadas en la cirugía de la obesidad podrían revertir “parcial o totalmente” la diabetes, lo que supone “un hito importante“.

En este sentido, ha indicado que esto no sólo mejora la calidad de vida del paciente, sino que “previsiblemente reduce la posibilidad de desarrollo de todas las complicaciones crónicas asociadas a la diabetes“. Entre ellas Rubio ha destacado “la retinopatía, la nefropatía o la enfermedad cardiovascular“.

Esta cita, que también ha organizado la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad Mórbida y de las Enfermedades Metabólicas (SECO), ha servido para que diversas sociedades científicas implicadas en el manejo de la obesidad y la diabetes hayan firmado “el primer documento de consenso sobre las indicaciones de la cirugía metabólica“, explican los expertos.

El objetivo es “definir en qué pacientes sería recomendable hacer esta intervención“, señala el representante del Comité Organizador por parte de la SECO, el doctor Antonio Torres, que añade que “hay que ser muy selectivo, teniendo en cuenta que implica la manipulación del tubo digestivo“.

A su juicio, estaría indicada “en pacientes con sobrepeso y que presentan trastornos metabólicos como la diabetes tipo II o la hipercolesterolemia“; y sostiene en este ámbito, que la idea es “afinar un poco más en el tratamiento del paciente que no tiene una obesidad grave, pero que sufre diabetes“.

Fuente: Infodiabético

El resveratrol podría beneficiar a las personas con diabetes tipo 2

El resveratrol es una molécula natural identificada en más de 70 especies de plantas, incluyendo a las nueces, las uvas, los pinos y ciertas viñas, así como en el vino tinto. Según un estudio reciente, el resveratrol podría tener beneficios para los pacientes con la diabetes tipo 2.

Recientemente se ha dirigido considerable atención al resveratrol debido a sus beneficios potenciales para la salud y a la “paradoja francesa” – el hallazgo que la mortalidad por cardiopatía coronaria es menor en Francia (en donde se toma mucho vino tinto) que en otros países desarrollados.

El nuevo estudio incluyó a 62 participantes con diabetes tipo 2, de la India. Los participantes fueron divididos al azar en un grupo control y un grupo que consumiría resveratrol. El grupo control tomó medicación hipoglucemiante (que baja el azúcar en la sangre), y el grupo de resveratrol tomó el mismo medicamento y, además, 250 miligramos diarios de resveratrol. Los investigadores tomaron muestras de sangre y midieron la presión arterial antes del estudio y a los tres meses de comenzar el estudio.

Después de tres meses de tratamiento, el grupo de resveratrol mejoró significativamente sus niveles de hemoglobina A1C, presión arterial sistólica y colesterol total, en comparación con el grupo control. También se redujeron los niveles de glucosa en la sangre en ayunas y la presión arterial diastólica en los participantes que tomaron resveratrol, aunque estas reducciones no fueron estadísticamente significativas.

Fuente: Vida y Salud

Insulina inhalada, ¿una más?

En la actualidad, las personas con diabetes tipo 1 y algunas con tipo 2 necesitan recibir insulina para poder controlar su nivel de azúcar en la sangre. En el caso de la tipo 1 el organismo del paciente no la produce y en la tipo 2, en algunas ocasiones, su cuerpo no genera suficiente o no la usa correctamente.

Como una opción para llevar a cabo un control en los niveles de glucosa se presentó una nueva forma de insulina inhalada que, según sus creadores, produce menos efectos secundarios potenciales que aquella forma preliminar que ya no se consigue en el mercado.

Según los investigadores, el nuevo medicamento, Afrezza, que espera aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), actúa más rápido, mantiene los niveles de glucosa cercanos a la normalidad (entre 70 y 110 miligramos por decilitro) y tiene menos riesgo de causar hipoglucemia (niveles bajos de glucosa en la sangre) que las insulina inyectables que se consiguen actualmente. También parece tener menos riesgo de causar problemas pulmonares que su predecesor inhalado, Exubera, comercializado por Pfizer y retirado recientemente del mercado.

“Afrezza es una insulina de acción ultrarrápida. Estudios clínicos nos han demostrado que tiene el potencial para cambiar la terapia para la diabetes, porque en el organismo toma el aspecto de la insulina que normalmente está en el paciente”, señaló Andrea Leone-Bay, vicepresidente de Desarrollo Farmacéutico de MannKind Corp., fabricante del producto.

Asimismo, refirió que Afrezza es muy diferente de Exubera, tanto en la forma como se fabrica como en su aspecto, pues se vale de una novedosa tecnología conocida como Technosphere (partículas nanométricas que el organismo utiliza como como soporte de cualquier proteína o péptidos, además de que no se metabolizan).

“El producto se inhala como polvo seco que se disuelve en los pulmones. Las partículas pasan a través de ellos al torrente sanguíneo y comienzan a actuar casi inmediatamente. La acción de Afrezza alcanza su pico entre 12 y 15 minutos después de la inhalación, en lugar de los 45 a 60 minutos que le toma a Exubera alcanzarlo”, dijo Leone-Bay.

También comentó que esa acción rápida ayuda a mantener los niveles de glucemia más bajos después de comer, una de las metas para los pacientes de diabetes. Actualmente, la única manera de lograrlo es obtener esa insulina es por medio de inyecciones o con una bomba que se debe implantar en un lugar bajo la piel cada cierto número de días.

Antecedentes

En 2006, la primera insulina inhalada, Exubera, recibió aprobación de la FDA. Sin embargo, el medicamento fue retirado del mercado en octubre de 2007 por su fabricante, Pfizer, debido a ventas decepcionantes por su elevado costo.

Desde el principio surgieron preocupaciones sobre los efectos que el medicamento podría tener sobre los pulmones. Un estudio halló una reducción en la función pulmonar en algunos pacientes, aunque fue más preocupante un mayor riesgo de cáncer en este órgano relacionado con su uso. El hallazgo surgió luego de que Exubera fuera retirado del mercado, y el tamaño de la muestra no fue lo suficientemente grande para relacionar definitivamente el medicamento con esta afección.

En tanto, Leone-Bay aseguró que se han hecho estudios de cáncer con Afrezza en ratas, las cuales recibieron una dosis inhalada mucho mayor de la que tomarían los seres humanos, pero los investigadores no hallaron incrementos en el cáncer de pulmón. También aseguró que estos tipos de pruebas no se hicieron con su similar Exubera.
“Se han hecho los estudios de seguridad exigidos, sin resultados negativos, pero sólo se han examinado durante seis meses, por lo que se desconoce el efecto a largo plazo”, comentó Sanjoy Dutta, director de la Iniciativa sobre la Insulina de la Juvenile Diabetes Research Foundation.

Dutta confirmó que Afrezza es de acción rápida y es menos probable que cause hipoglucemia. “Tan rápido como comienza a actuar deja de hacerlo. No permanece lo suficiente para causar hipoglucemia”, aseguró.

Finalmente, aunque Afrezza es una opción promisoria, no puede reemplazar todas las inyecciones para los pacientes con diabetes. Debido a actúa de manera rápida, no puede proporcionar la acción prolongada de la insulina conocida como basal (que se aplica en ayunas). Sólo reemplazaría la aplicada en la hora de comer.

Fuente: Vive con Diabetes