Hormona produce insulina 30 veces más rápido; ideal para tratar diabetes tipo 2

En algunos países, la diabetes representa un problema de salud alarmante por encima de otras enfermedades aparentemente más graves.

Sin embargo, tratar la diabetes tipo 2 con una inyección semanal, mensual o incluso anual, podría ser algo posible en un futuro cercano gracias a una hormona llamada betatrofina, de acuerdo con una investigación que apareció publicada en la revista Cell.

La betatrofina hace que las células del páncreas que producen insulina se lo hagan 30 veces más rápido de lo normal. Esta molécula también es la responsable de que las mujeres gestantes puedan hacer frente a la mayor demanda de glucosa durante el embarazo.

A su vez, los investigadores creen que también podría tener un papel importante en el tratamiento de la diabetes de tipo 1 o juvenil.

La investigación que llevó a este descubrimiento por el que ya se han interesado algunos laboratorios, fue desarrollada en el Instituto de Células Madre de la Universidad de Harvard y está financiado con fondos federales estadounidenses.

Fuente: La opinión

La insulina y el cerebro, una relación poco conocida

Ante los problemas relacionados con la insulina, la gente tiende a pensar sólo en la diabetes, pero muchos síndromes metabólicos están asociados con algunos tipos de defectos cognitivos y trastornos de la conducta, como por ejemplo depresión o ciertas demencias. Ahora, una nueva investigación revela cómo la vía de señalización de la insulina y de péptidos similares a la insulina desempeña un papel crítico en la regulación del aprendizaje y la memoria.

Ya se sospechaba que la insulina y péptidos similares a la insulina podían desempeñar un papel importante en el funcionamiento neural, pero ha sido muy difícil establecer con certeza el mecanismo subyacente, debido a que estos péptidos no tienen que operar usando las sinapsis que conectan entre sí a neuronas en el cerebro.

El equipo de la investigadora Yun Zhang, de la Universidad de Harvard, en Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos, ha llegado a la conclusión, entre otras, que varias sustancias similares a la insulina podrían regularse unas a las otras.

Muchos animales, incluyendo a los humanos, tienen varias sustancias similares a la insulina, y parece que estas sustancias pueden actuar como una red. Cada una de ellas puede desempeñar un papel ligeramente distinto en el sistema nervioso, y actúan de forma conjunta para coordinar la señalización asociada al aprendizaje y la memoria. El cerebro puede ajustar con precisión el aprendizaje de varias maneras diferentes, mediante cambios en la forma en que interactúan estas sustancias.

Conocer mejor el funcionamiento de esta red podría en el futuro ayudar al desarrollo de tratamientos para varios trastornos cognitivos, incluyendo ciertas demencias.

“Las vías de señalización de la insulina y de péptidos similares a la insulina están muy conservadas en los mamíferos, incluyendo a los humanos”, argumenta Zhang. “Hay incluso alguna evidencia preliminar de que el tratamiento con insulina, en algunos casos, puede mejorar la función cognitiva. Esa es una razón por la que consideramos que un mejor conocimiento de este mecanismo nos ayudará a entender mejor cómo funcionan las vías de la insulina en el cerebro humano”.

Fuente: NCYT

Un dispositivo ayuda a controlar la diabetes de forma precisa

Un proyecto financiado con fondos comunitarios ha propiciado el desarrollo de un dispositivo capaz de predecir las elevaciones y los descensos de los niveles de azúcar en personas diabéticas y proporcionarles consejos para controlar los mismos.

En la primera fase del proyecto «Personal glucose-predictive diabetes advisor» (Diadvisor), noventa pacientes diabéticos voluntarios portaron una serie de dispositivos que monitorizaban sus constantes vitales de forma continua, no solo los niveles de azúcar en sangre sino también la respiración, frecuencia cardíaca, etc. Estos voluntarios pasaron tres días hospitalizados y siete en su domicilio.

La gran cantidad de información recopilada de estos pacientes aportó a los socios del proyecto un banco de datos fundamental a partir del cual trataron de hallar correspondencias. Con los datos de los pacientes, desarrollaron algoritmos y modelos que predecirían la evolución de la glucemia en función de los valores observados en ese momento.

La investigación confirmó que los tres parámetros más importantes del modelado predictivo eran los niveles de azúcar en sangre, la concentración de insulina y la ingesta de alimentos. Mediante la monitorización de estos tres parámetros, los investigadores lograron predecir los niveles de azúcar en sangre de los pacientes con una antelación de veinte minutos y con una precisión aceptable en más del 90 % de los casos. Las previsiones a cuarenta y sesenta minutos ofrecieron una precisión aceptable en más del 80 % de los casos.

Los socios del proyecto han creado un prototipo de un dispositivo de mano que permite a los pacientes introducir los valores registrados y anotar sus comidas. El programa informático del dispositivo integra los algoritmos de previsión con un módulo de gestión de decisiones, elaborado en estrecha colaboración con profesionales de la salud expertos en diabetes, que orienta a los pacientes sobre la forma de controlar su glucemia. Sorprendentemente, el dispositivo precisa de una calibración nula o mínima conforme a cada paciente.

Este proceso se puede ilustrar con un ejemplo extremo. Un paciente presenta un valor bajo de glucosa y, acto seguido, se come una tableta de chocolate. Al introducir estos valores en el sistema, el algoritmo de predicción muestra que, en un plazo de veinte minutos, los niveles de azúcar en sangre van a elevarse peligrosamente. Después de indicar al dispositivo que se ha comido chocolate, el sistema recomienda la administración de una dosis de insulina, lo que evitaría la subida.

Fuente: Tendencias 21

Insulina inhalada, ¿una más?

En la actualidad, las personas con diabetes tipo 1 y algunas con tipo 2 necesitan recibir insulina para poder controlar su nivel de azúcar en la sangre. En el caso de la tipo 1 el organismo del paciente no la produce y en la tipo 2, en algunas ocasiones, su cuerpo no genera suficiente o no la usa correctamente.

Como una opción para llevar a cabo un control en los niveles de glucosa se presentó una nueva forma de insulina inhalada que, según sus creadores, produce menos efectos secundarios potenciales que aquella forma preliminar que ya no se consigue en el mercado.

Según los investigadores, el nuevo medicamento, Afrezza, que espera aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), actúa más rápido, mantiene los niveles de glucosa cercanos a la normalidad (entre 70 y 110 miligramos por decilitro) y tiene menos riesgo de causar hipoglucemia (niveles bajos de glucosa en la sangre) que las insulina inyectables que se consiguen actualmente. También parece tener menos riesgo de causar problemas pulmonares que su predecesor inhalado, Exubera, comercializado por Pfizer y retirado recientemente del mercado.

“Afrezza es una insulina de acción ultrarrápida. Estudios clínicos nos han demostrado que tiene el potencial para cambiar la terapia para la diabetes, porque en el organismo toma el aspecto de la insulina que normalmente está en el paciente”, señaló Andrea Leone-Bay, vicepresidente de Desarrollo Farmacéutico de MannKind Corp., fabricante del producto.

Asimismo, refirió que Afrezza es muy diferente de Exubera, tanto en la forma como se fabrica como en su aspecto, pues se vale de una novedosa tecnología conocida como Technosphere (partículas nanométricas que el organismo utiliza como como soporte de cualquier proteína o péptidos, además de que no se metabolizan).

“El producto se inhala como polvo seco que se disuelve en los pulmones. Las partículas pasan a través de ellos al torrente sanguíneo y comienzan a actuar casi inmediatamente. La acción de Afrezza alcanza su pico entre 12 y 15 minutos después de la inhalación, en lugar de los 45 a 60 minutos que le toma a Exubera alcanzarlo”, dijo Leone-Bay.

También comentó que esa acción rápida ayuda a mantener los niveles de glucemia más bajos después de comer, una de las metas para los pacientes de diabetes. Actualmente, la única manera de lograrlo es obtener esa insulina es por medio de inyecciones o con una bomba que se debe implantar en un lugar bajo la piel cada cierto número de días.

Antecedentes

En 2006, la primera insulina inhalada, Exubera, recibió aprobación de la FDA. Sin embargo, el medicamento fue retirado del mercado en octubre de 2007 por su fabricante, Pfizer, debido a ventas decepcionantes por su elevado costo.

Desde el principio surgieron preocupaciones sobre los efectos que el medicamento podría tener sobre los pulmones. Un estudio halló una reducción en la función pulmonar en algunos pacientes, aunque fue más preocupante un mayor riesgo de cáncer en este órgano relacionado con su uso. El hallazgo surgió luego de que Exubera fuera retirado del mercado, y el tamaño de la muestra no fue lo suficientemente grande para relacionar definitivamente el medicamento con esta afección.

En tanto, Leone-Bay aseguró que se han hecho estudios de cáncer con Afrezza en ratas, las cuales recibieron una dosis inhalada mucho mayor de la que tomarían los seres humanos, pero los investigadores no hallaron incrementos en el cáncer de pulmón. También aseguró que estos tipos de pruebas no se hicieron con su similar Exubera.
“Se han hecho los estudios de seguridad exigidos, sin resultados negativos, pero sólo se han examinado durante seis meses, por lo que se desconoce el efecto a largo plazo”, comentó Sanjoy Dutta, director de la Iniciativa sobre la Insulina de la Juvenile Diabetes Research Foundation.

Dutta confirmó que Afrezza es de acción rápida y es menos probable que cause hipoglucemia. “Tan rápido como comienza a actuar deja de hacerlo. No permanece lo suficiente para causar hipoglucemia”, aseguró.

Finalmente, aunque Afrezza es una opción promisoria, no puede reemplazar todas las inyecciones para los pacientes con diabetes. Debido a actúa de manera rápida, no puede proporcionar la acción prolongada de la insulina conocida como basal (que se aplica en ayunas). Sólo reemplazaría la aplicada en la hora de comer.

Fuente: Vive con Diabetes

Sigue Cofrepris a la caza de insulina pirata

Durante la primera semana de febrero de 2013, la Comisión Estatal contra Riesgos Sanitarios (Coepris) del estado de Tamaulipas anunció un operativo para retirar de farmacias, clínicas, hospitales y depósitos farmacéuticos de la entidad un medicamento apócrifo de la insulina glargina Lantus®, en su presentación frasco ámpula (o vial) de 10 ml, pues se desconocen los efectos por su administración.

 

Lo anterior fue respuesta a la orden emitida por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), la cual alertó a nivel nacional a diferentes autoridades y dependencias sobre la existencia de piezas falsificadas de la mencionada insulina, a fin de retener el producto y avisar de inmediato a esta autoridad regulatoria para proceder a su aseguramiento y su posterior confinamiento, conforme a lo estipulado en el artículo 414 de la Ley General de Salud.

 

En Chihuahua y Michoacán se ha dado seguimiento a la notificación y se espera que sean cada vez más los estados que rastreen el producto “pirata”, antes de enfrentar posibles lamentables consecuencias.

 

Quienes se administran la insulina glargina Lantus pueden reconocer el producto falsificado al revisar en el empaque de presentación, ya que aparece una leyenda impresa que refiere como laboratorio fabricante a SANOFI-AVANTIS, cuando el original debe decir SANOFI-AVENTIS de México S.A. de C.V.

 

Sobre lo acontecido, Andrés Cevallos, gerente de Comunicación de Sanofi – Aventis de México S.A. de C.V., mencionó a Vive con Diabetes que como empresa comprometida con la salud respalda abiertamente el comunicado de Cofepris.

 

“Condenamos enérgicamente la falsificación de productos farmacéuticos porque ponen en peligro la salud de toda la población y manifestamos que en todo momento colaboraremos con las autoridades para combatir estos ilícitos, como siempre lo hemos hecho, pues para nuestra empresa el paciente es la parte esencial de nuestras actividades.

 

“La insulina glargina Lantus®, en cualquiera de sus presentaciones, fabricada en nuestras instalaciones, cumple con los requisitos de calidad, seguridad y eficacia, conforme a las especificaciones nacionales e internacionales”, reiteró el ejecutivo.

 

Cofespris hace un llamado a la población a verificar cuidadosamente cada uno de los medicamentos que se adquieren, ya sea en la farmacia, centro comercial, clínicas y hospitales, y en caso de encontrar productos “pirata” hacer una denuncia a las autoridades sanitarias de su entidad.

Fuente: Vive con diabetes

Alerta – Insulina pirata en México

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) emitió una alerta sobre la venta de Insulina Glargina falsa.

Hasta el momento solo se tienen notificaciones de que este medicamento falso se está vendiendo en los estados del norte del país Coahuila, Chihuahua y Tamaulipas.

Las autoridades sanitarias de estos estados ya están trabajando para para detectar y decomisar el medicamento falso.

Tome sus precauciones para no poner en riesgo su salud.

Más información en los siguientes enlaces.

SS en alerta: buscan insulina pirata en Monclova

Insulina pirata desaparece del mercado en Coahuila

Rastrean insulina pirata en Tamaulipas

Continúa la venta de insulina glargina pirata

Nueva Insulina puede prevenir Hipoglicemias, especialmente durante la noche

Los resultados de un estudio demostraron que una nueva insulina experimental reduce el riesgo de tener Hipoglicemia, especialmente en horas de la noche, comparada con las demás insulinas disponibles en la actualidad, sin afectar el óptimo control de los niveles de glucosa en la sangre.

Aunque el tratamiento con insulina es una vital y extraordinaria herramienta para controlar adecuadamente los niveles de glucosa en la sangre (glicemia) en personas con Diabetes, algunas veces también es la causa de que los niveles de glicemia bajen demasiado y se produzca una Hipoglicemia.

Las Hipoglicemias o niveles demasiado bajos de glucosa en la sangre ocurren con mayor frecuencia en aquellas personas con Diabetes que buscan lograr un mejor control de sus niveles de glicemia y aunque esta situación se puede resolver fácilmente, si no se trata a tiempo puede convertirse en una situación muy peligrosa que puede causar desde dolor de cabeza y confusión hasta convulsiones y en algunos casos inconsciencia, daños neurológicos e incluso hasta la muerte. Es por eso que resulta imprescindible desarrollar medicamentos que ayuden a lograr un óptimo control de la Diabetes y al mismo tiempo puedan reducir el riesgo de que se produzca una Hipoglicemia.

Los resultados de un estudio presentado en el 94º Congreso Anual de la Sociedad de Endocrinología de Estados Unidos, que se llevó a cabo en Houston, demostraron que una nueva insulina experimental llamada Deglutec reduce el riesgo de tener Hipoglicemia, especialmente en horas de la noche cuando estas representan un mayor peligro, comparada con las demás insulinas disponibles en la actualidad, sin afectar el óptimo control de los niveles de glucosa en la sangre.

Los investigadores en este estudio analizaron los resultados de 7 ensayos clínicos realizados por separado, donde 2 de estos ensayos se enfocaron en personas con Diabetes tipo 1 y los otros 5 en pacientes con Diabetes tipo 2.

“La Diabetes es una enfermedad donde muchos pacientes no logran controlarla adecuadamente por miedo a tener episodios de Hipoglicemia y esto los pone en mayor riesgo de desarrollar complicaciones crónicas” aseguró el Dr. Daniel Einhorn, jefe investigador, quien además es director médico del Scripps Whittier Diabetes Institute y profesor de medicina en la Universidad de San Diego en California.

Más de 4.000 participantes, divididos en dos grupos, formaron parte de este estudio donde serian tratados con insulina glargina o con la insulina experimental deglutec administradas una vez al día por un periodo de 26 a 52 semanas. 2.899 participantes fueron tratados con insulina deglutec mientras que a 1.431 se les administró insulina glargina. Casi el 50% de los participantes de ambos grupos lograron mantener un excelente control de sus niveles de glicemia.

Aunque ambas insulinas utilizadas en este estudio probaron su eficacia en reducir los niveles de glucosa, la insulina deglutec lo hizo ocasionando menor cantidad de episodios de Hipoglicemia, especialmente en horas nocturnas, cuando éstas suelen ser más peligrosas.

En términos generales, durante la etapa inicial de este estudio, Deglutec redujo la incidencia de Hipoglicemias en 14% comparada con la insulina glargina. Esta disminución de episodios de Hipoglicemia fue aún mayor en horas de la noche, donde deglutec redujo las Hipoglicemias en un 37% comparada con la insulina glargina.

Luego de haber transcurrido 16 semanas de este estudio, deglutec redujo aún más el riesgo de tener Hipoglicemias, disminuyendo los episodios de Hipoglicemia en 21% en términos generales y en 43% en horas nocturnas, comparada cpn la glargina.

“Este estudio sugiere que los niveles de glicemia pueden ser reducidos y controlados efectivamente con el uso de deglutec, reduciendo también el riesgo de Hipoglicemia, comparados con los de las demás insulinas disponibles en la actualidad” dijo el Dr. Einhorn durante la presentación de este estudio y además agregó ” Por tal razón, es posible que el tratamiento con deglutec pueda mejorar el control de la Diabetes al minimizar los efectos adversos asociados a la terapia de insulina”

Fuente: Diabéticos al Día