Hormona produce insulina 30 veces más rápido; ideal para tratar diabetes tipo 2

En algunos países, la diabetes representa un problema de salud alarmante por encima de otras enfermedades aparentemente más graves.

Sin embargo, tratar la diabetes tipo 2 con una inyección semanal, mensual o incluso anual, podría ser algo posible en un futuro cercano gracias a una hormona llamada betatrofina, de acuerdo con una investigación que apareció publicada en la revista Cell.

La betatrofina hace que las células del páncreas que producen insulina se lo hagan 30 veces más rápido de lo normal. Esta molécula también es la responsable de que las mujeres gestantes puedan hacer frente a la mayor demanda de glucosa durante el embarazo.

A su vez, los investigadores creen que también podría tener un papel importante en el tratamiento de la diabetes de tipo 1 o juvenil.

La investigación que llevó a este descubrimiento por el que ya se han interesado algunos laboratorios, fue desarrollada en el Instituto de Células Madre de la Universidad de Harvard y está financiado con fondos federales estadounidenses.

Fuente: La opinión

Anuncios

Combatirían obesidad y diabetes con bacteria

Por medio del trabajo con una bacteria que se aloja en el intestino delgado es posible combatir la obesidad y la diabetes tipo 2, de acuerdo con un estudio hecho en animales y que fue publicado en la revista especializada Proceedings of the National Academy of Science.

Un compuesto fabricado con esta bacteria, llamado “sopa de bacteria”, tiene la capacidad de modificar la manera como se absorbe la comida, señalaron los investigadores.

Aunque hasta el momento se ha trabajado solamente con ratones, los científicos aseguraron que el siguiente paso es probar el compuesto con seres humanos, para comprobar si es posible que las bacterias ayuden a reducir kilogramos.

Según los especialistas, las bacterias superan a las células en un grado de 10 a uno, y refirieron que cada vez se evidencia más que esta colección de bacterias tiene la capacidad de ser benéfica para el organismo.

La sopa de bacteria se les proporcionó a ratones con una dieta rica en grasas, los cuales perdieron cerca de la mitad del peso extra que tenían, y también demostraron tener niveles más bajos de resistencia a la insulina, un factor determinante para la diabetes tipo 2.

Patrice Cani, de la Universidad Católica de Lovaina, señaló que si bien “nosotros no eliminamos completamente la obesidad, pero hubo un fuerte descenso en el tejido adiposo. Esta es la primera demostración de que hay una relación directa entre una especie específica (de bacteria) y la mejora del metabolismo”.

Los científicos también señalaron sentirse sorprendidos de que entre los miles de tipos de bacterias que existen en el organismo solamente con la Akkermansia muciniphila pudiera contemplarse dicho efecto.

Inclusive señalaron que en el futuro sería posible desarrollar una terapia basada en dicha bacteria.

Por su parte, Collin Hill, microbiólogo del University College de Cork, en Irlanda, señaló que “ss muy emocionante. Hemos relacionado a muchas bacterias con el aumento de peso, pero esta es la primera vez que una intervención parece funcionar”.

Sin embargo, también refirió que tampoco debe ser “factible que puedas comer tortas, papas fritas y salchichas todo el día y luego comer bacteria para revertirlo todo”.

Fuente: Su Médico

Los omega-3 aumentan los niveles de hormonas vinculadas a la sensibilidad a la insulina

Los ampliamente utilizados suplementos de aceite de pescado aumentan modestamente las cantidades de una hormona que se asocia con un menor riesgo de diabetes y enfermedades del corazón, según un estudio aceptado para su publicación en ‘Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism’ (JCEM).

Los suplementos de aceite de pescado, también llamados cápsulas de ácidos grasos omega 3, aumentan los niveles de adiponectina en la sangre, que es una hormona con efectos beneficiosos sobre los procesos metabólicos como la regulación de la glucosa y la modulación de la inflamación. En estudios en humanos a largo plazo, los niveles más altos de adiponectina se asocian con un menor riesgo de diabetes tipo 2 y enfermedad cardiaca coronaria.

“Mientras que estudios previos con animales han encontrado que el aceite de pescado aumenta la adiponectina circulante, si efectos similares se aplican en los seres humanos no se ha analizado”, dijo el autor principal del estudio, Jason Wu, de la Escuela de Salud Pública de Harvard, en Cambridge, Massachusetts (Estados Unidos). “Al revisar la evidencia de los ensayos clínicos aleatorios existentes, encontrados que los suplementos de aceite de pescado causan un modesto incremento en la adiponectina en la sangre de los seres humanos”, resume.

El metaanálisis revisó y analizó los resultados de 14 ensayos clínicos aleatorizados y controlados con placebo. En total, 682 sujetos fueron tratados con aceite de pescado y a 641 se les dio placebos, aceites más comunes de oliva y de girasol. En los que recibieron aceite de pescado, los niveles de adiponectina aumentaron en 0,37 microgramos/mililitro.

Los resultados también sugirieron que el efecto del aceite de pescado en la adiponectina difería sustancialmente a través de los ensayos, lo que señala que los suplementos de aceite de pescado pueden tener influencia más fuerte en la adiponectina en algunas poblaciones y efectos más débiles en otros individuos.

“Los resultados de nuestro estudio sugieren que un mayor consumo de aceite de pescado puede aumentar moderadamente el nivel sanguíneo de adiponectina y apoyan los posibles beneficios del consumo de aceite de pescado sobre el control de la glucosa y el metabolismo de las células grasas”, afirmó Wu.

Fuente: Europa Press

Extractos herbales controlan la diabetes, Neem y Buganvilia

El extracto de neem y buganvilia ayudaría a controlar el nivel de azúcar en la sangre y a mejorar la producción de insulina en pacientes con diabetes, halló un estudio llevado a cabo por el Instituto de Bioinformática y Biotecnología de la India.

•Mira cómo reducir hasta 80% el riesgo de diabetes

Para el estudio se tomaron dos grupos de ratones diabéticos, uno de los cuales fue tratado con el extracto herbal, mientras el otro sólo recibió un placebo. Luego de 21 días se encontró que el extracto ayudaba a mantener un control hasta 50 por ciento mejor de los niveles de glucosa.

“Estos beneficios se deberían a que el neem y la buganvilia reducirían la cantidad de azúcar que el cuerpo absorbe de los alimentos”, explica el Dr. Menakshi Bhat, autor principal del estudio, “Este efecto es semejante al de algunos medicamentos contra la diabetes, sólo que no habría riego de efectos secundarios”.

Asimismo, los investigadores observaron una mejor producción de insulina en los ratones que habían tomado el extracto, pues “Estas plantas ayudarían a regenerar las células pancreáticas encargadas de la producción de insulina”, asegura el Dr. Bhat, “Esto mejoraría el metabolismo de los carbohidratos, y sería de utilidad para tener un nivel de glucosa óptimo”.

•Jarabe de maple ayudaría a controlar la diabtes

El Dr. Bath y su equipo también observaron que el extracto herbal promovería la quema de grasa acumulada en el cuerpo al mejorar el metabolismo de los músculos. “Sería algo parecido a hacer ejercicio: el músculo empezaría a ocupar más energía para su actividad, lo que se traduciría en una quema de grasa”, aseguran los investigadores.

Si bien éste es un hallazgo importante, aún falta trabajo por hacer: “Aunque estas plantas satisfacen necesidades médicas, habría que hacer investigaciones para conocer el funcionamiento preciso del extracto y poder desarrollar medicamentos”, explica el Dr. Bath.

Fuente: Univision